El debate por el cierre del Centro de Detención Preventiva y Cumplimiento Penitenciario Punta Peuco se reabrió luego de las muertes de Manuel Contreras, Marcelo Moren Brito y la salida de Álvaro Corbalán por infracciones al régimen interno.

Se trata de un recinto que fue creado durante el gobierno de Eduardo Frei durante el año 1995. Según informó el canal Mega a través de un reportaje, el lugar tendría sus días contados. Los internos, que están condenados por crímenes de lesa humanidad, serían trasladados a un edificio casi terminando en el Centro Penitenciario Colina 1, donde ya se encuentra desde hace dos meses Corbalán.

El Centro de Cumplimiento Penitenciario Cordillera, que es el otro recinto para violaciones a los Derechos Humanos, fue cerrado a fines de septiembre de 2013 durante el mandato de Sebastián Piñera.

El otro recinto para violadores de DDHH, el Centro de Cumplimiento Penitenciario Cordillera, fue cerrado a fines de septiembre de 2013 durante la presidencia de Sebastián Piñera. El espacio fue creado en 2004 por un decreto del gobierno de Ricardo Lagos y fue destinado al ingreso de autores de crímenes de la dictadura de Augusto Pinochet.

De acuerdo a la nota televisiva, el sector que albergará a los nuevos presos se denomina Asistyr, que en su primera etapa de remodelación ha significado un costo superior a los $1.500 millones.