“Yo soy como la justicia, tardo, pero llego”, bromeó Vicente Bianchi, destacado compositor y director chileno que, a sus 96 años y ayudado por un bastón, tardó bastante tiempo en subir al escenario del Festival del Huaso de Olmué. Después de la ovación y las carcajadas del público, recibió el homenaje por su aporte a la cultura nacional.

La historia de su vida y un repaso por sus obras más apreciadas fueron el centro de atención de la cuarta y última jornada del evento. Entre su legado destacan las musicalizaciones de poemas del poeta Pablo Neruda, gracias a las que salió ganador de la competencia de la canción del Festival de Viña del Mar en 1998.

“No es Chile el que está opinando, son cuatro señores que votan a su antojo y ellos creen que Chile está en sus manos. No puede ser, hay que cambiar esa ley y no es por mí sino para los que vienen”, dijo en la última entrega del premio nacional de música.

“Lástima que ya no tengo a mi coautor, Pablo Neruda. Él se fue antes que yo, pero mientras mi cabeza esté buena, seguiré en esto. Si a veces es al revés, no es como que tuviera 96 años, sino 69″, dijo Bianchi entre risas.

El amigo de los Huasos Quincheros aprovechó de aclarar que su dificultad para caminar no era una pose, sino que se debía a una caída que sufrió hace diez meses y que le significó una operación a la cadera. “No encuentro la hora de poder volver a caminar normalmente”, dijo.

“Rara vez uno se siente extraordinariamente bien. Yo he ido a muchas partes, algunas muy grandes, pero este mundo de gente acá que me ha aplaudido, hace que me vaya feliz”, concluyó el maestro.

A sus logros también se suma la creación de la primera orquesta infantil de Chile y los himnos de la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica. Por todo lo anterior Bianchi ha sido postulado al Premio Nacional de Artes Musicales de Chile en 16 oportunidades; las ha perdido todas.

Por eso en 2014, cuando fue la última entrega del galardón, Bianchi mostró su descontento: “Yo sé de toda la gente que me quiere porque éste no es el pago de Chile, porque no es Chile el que está opinando, son cuatro señores que votan a su antojo y ellos creen que Chile está en sus manos. No puede ser, hay que cambiar esa ley y no es por mí sino para los que vienen”, dijo en esa instancia el músico.