Durante el día de ayer estallaron las reacciones en torno a la columna del rector de la UC, Ignacio Sánchez, publicada en El Mercurio el día domingo y titulada “A un año de un proyecto que atenta contra la vida”. Particularmente polémico fue un párrafo en que señalaba que el único inocente en una causal de aborto por violación era el niño que estaba por nacer:

Otra situación en extremo difícil y condenable es la violación de una mujer, más aún cuando esta agresión se produce al interior del entorno familiar y resulta en un embarazo.Permitir el aborto atenta contra la vida del único ser inocente en este acto repudiable: el niño en gestación”, decía la columna.

Luego de las reacciones, el día de hoy Ignacio Sánchez publicó una rectificación en el mismo medio, llamada “Sobre la inocencia de la madre”, en la que dice que el párrafo tenía un “error personal de redacción”. El rector de la UC explicó que donde dice “(…) la vida del único ser inocente” debía decir “(…) la vida de un ser único e inocente”.

“Quiero recalcar que por cierto esa madre víctima de una violación es tan inocente como el niño que se está gestando, y requiere de un acompañamiento permanente que logre confortarla tanto física como psicológicamente”, terminó por rectificar el rector.