La crisis de la clase política chilena se hace sentir en sus propias filas. Según registros del Servicio Electoral (Servel), entre diciembre de 2014 y diciembre de 2015 -época en que estallaron casos Penta, SQM, Caval y Corpesca- 12.254 personas abandonaron los partidos políticos legalmente constituidos.

Quien más perdió fue Renovación Nacional con 2875 militantes menos, seguido por la UDI con una baja de  2.101 adherentes. En tercer lugar se encuentra el PPD, que perdió 1.371.

De ahí siguen la DC y el PC, con bajas de 1.163 y 1.157 respectivamente. Los otros partidos tuvieron bajas bastante menos considerables: El PS perdió solo 588 militantes y el Partido Radical 111.

Las cifras contrastan con el aumento de militantes de partidos a nivel nacional registrado entre 2013 y 2014. En esa ocasión más de 45 mil personas se sumaron a las filas de los partidos. Según La Tercera, desde el Servel explicaron que esto se debe a que el Registro Civil informe el fallecimiento del militante, sea expulsado o derechamente renuncie.

Esta última sería la explicación de la mayoría de los casos, producto de la crisis de legitimidad del sistema político por los distintos casos de corrupción que han salido a la luz en el último tiempo.