A cuatro años de realizada la Encuesta de Protección Social, la Subsecretaría de Previsión Social decidió publicar las bases de datos con los resultados que recibió en 2014 del gobierno anterior. A diferencia de años anteriores, esta vez no hubo una presentación oficial ni tampoco informes al estilo de las ediciones anteriores.

“Esta ronda de la EPS no fue un producto logrado y, por lo mismo, no debe utilizarse con fines de inferencia estadística, como tampoco en el diseño de políticas públicas”, alertó la Subsecretaría de Previsión Social sobre la encuesta de 2012.

La razón la daría la propia Subsecretaría: “Esta ronda de la EPS no fue un producto logrado y, por lo mismo, no debe utilizarse con fines de inferencia estadística, como tampoco en el diseño de políticas públicas”, alertaron.

La noticia no es menor. Los resultados de esta encuesta sirven de información clave para la elaboración de políticas públicas sobre seguridad social, sobre todo en materia de pensiones. Para esto, hacen un seguimiento a las mismas casi 20 mil personas de distintas partes de Chile desde el año 2002, lo que implica que sea la primera y la mayor encuesta-panel de nuestro país. Fue una de las primeras encuestas que informó sobre la densidad de cotizaciones y se utilizó como base de datos para la reforma previsional de Michelle Bachelet en 2008.

Pero esta última versión no podrá utilizarse para nada parecido a lo anterior, caso que recuerda al fallido Censo de 2012, el mismo año en que se llevó a cabo la EPS.

Desde su primera versión la encuesta estuvo a cargo del Centro de Microdatos de  la Universidad de Chile, mientras que en esta ocasión el trabajo lo llevaba la Universidad Alberto Hurtado. Institución que, al no cumplir con las expectativas de los resultados, obtuvo menos pago de lo que conytemplaba el acuerdo en caso de que el resultado fuera satisfactorio. Sumando y restando, lo que gastó el fisco en esta última versión fue $ 312.536.560, según informe La Tercera.

Frente al panorama, el gobierno ha dicho que aplicó cambios de medición que se utilizarán en la edición de 2016, que llevará adelante el Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la UC.