Esta mañana el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) informó a la Fiscalía Nacional Económica (FNE) sobre un reporte que detalla la diferencia de precios de entre fármacos bioequivalentes, genéricos y de marca que pertenecen a la misma empresa. Esto refiere a los remedios que, producidos en un mismo laboratorio, tienen exactamente los mismos componentes, pero distinto nombre.

Y la diferencia de precios llega a ser abismante. “Por el precio de un bioequivalente de marca, un consumidor podría comprar casi 15 cajas del medicamento genérico más barato”, dice el estudio del Sernac.

Por ejemplo, el Omeprazol -de Laboratorio Chile S.A.- se vende a 850 pesos las 30 cápsulas de 20mg. Zomepral, que contiene los mismos componentes, se vende a 12 mil 590 pesos, un 1.381% más caro.

El director del Sernac, Ernesto Muñoz, aseguró que “detectamos diferencias sustanciales de precio entre bioequivalentes genéricos y de marca, destinados al mismo tratamiento, con el mismo principio activo, la misma dosis y número de comprimidos, que cuentan con estudio de bioequivalencia y están registrados bajo un mismo laboratorio”.

“Le estamos avisando a la gente que prefiera el bioequivalente más barato y no se confunda con el bioequivalente de marca, que debería tener los mismos efectos que el más barato”, agregó. El estudio fue remitido directamente a la FNE debido a las brechas en en el precio, lo que para el Sernac atenta contra la libre competencia y contra los consumidores.

Por su parte, la directora (s) del Instituto de Salud Pública, Pamela Milla criticó que “puede que el contenido sea exactamente el mismo, pero si tu empacas distinto o pones otra caja, vas a hacer un producto diferente y nosotros no lo podemos tipificar como que es el mismo, porque legalmente ya es otro producto”.