20 días antes del Golpe de Estado, el Presidente Salvador Allende Gossens envió una carta al senador y presidente de la Democracia Cristiana, Patricio Aylwin, con la intención de aunar fuerzas para seguir conduciendo al país por las vías de la democracia y evitar un alzamiento por parte de las Fuerzas Armadas o empresarios.

“Quiero proponerle una solución concreta que concilie las posiciones jurídico-constitucionales del PDC y del Gobierno, sin que las de ustedes se impongan sobre las nuestras, ni viceversa.” señala Allende en la misiva de cinco páginas que envió el 22 de agosto de 1973. En esta, le propone al senador, una serie de acuerdos programáticos que le darían mayor alcance decisivo al Congreso ante leyes del Ejecutivo y que beneficiarían tanto a la DC como al gobierno. “En caso de acuerdo, estaría dispuesto a promulgar la reforma constitucional para que así desaparezca la dificultad formal y entremos a discutir sobre lo sustancial que preocupa a los trabajadores y a todos los chilenos, lo que presupone el siguiente procedimiento de instrumentación, basado en la simultaneidad de sus concreciones”, escribe Allende.

Allende le manifiesta a Aylwin las concordancias que vio en el senador tras escuchar su discurso del 26 de julio de 1973, congruencias que el Presidente manifiesta compartir y enumera en ocho puntos, entre los que destacan: Afianzar el mando y la autoridad del gobierno; Marginar a las Fuerzas Armadas de la pugna política; Reafirmar el camino político establecido en el programa de la UP que, en ningún caso, es insurreccional; Plena vigencia del Estado de derecho; y Medidas económicas que detengan la inflación. 

Sin embargo el mandatario no trepida en manifestar su intención de no retroceder ante medidas de gobierno llevadas a cabo durante ejercicio presidencial, como lo expresa en uno de los ocho puntos en los que encuentra concordancia con el discurso de Aylwin: “Definición del régimen de propiedad de las empresas, precisando legalmente el área de propiedad social de la economía y teniendo presente la irreversibilidad de las transformaciones realizadas en ella y la necesidad de la participación de los trabajadores en su dirección.

“Es sobre estos problemas concretos que debemos discutir y buscar el entendimiento mínimo que asegure la paz y el régimen democrático” le dice Allende a Aylwin. Finalizando la carta con una frase, hoy, histórica: “No deseo dramatizar, pero tengo el deber de recordarle las trascendentes responsabilidades que usted y yo tenemos en estos difíciles instantes que vive el país y las proyecciones históricas de nuestras decisiones. Por ello y por el interés superior de Chile, debemos continuar el diálogo. Lo invito formalmente para que prosigamos nuestras conversaciones”, le pide Salvador Allende a Patricio Aylwin 19 días antes del Golpe de Estado.

El 17 de septiembre, a menos de una semana después del asesinato de Allende y el bombardeo a La Moneda, el presidente de la DC, Patricio Aylwin declaró: “El gobierno de Allende había agotado, en el mayor fracaso, la ‘vía chilena hacia el socialismo’, y se aprestaba a consumar un autogolpe para instaurar por la fuerza la dictadura Comunista”. Días más tarde, y en entrevista con la televisión española agregó otros elementos que ya no dejaron dudas sobre la respuesta que nunca le dio a Allende por su carta: “Nosotros tenemos el convencimiento de la llamada Vía Chilena de Construcción al Socialismo que empujó y enarboló como bandera la UP, y exhibió mucho en el extranjero, estaba rotundamente fracasada, y eso lo sabían los militantes de la UP y lo sabía Allende. Y por eso ellos se aprestaban -a través de la organización de milicias armadas, muy fuertemente equipadas y que constituían un verdadero ejército paralelo para dar un autogolpe y asumir por la violencia la totalidad del poder. En estas circunstancias pensamos que la acción de las Fuerzas Armadas simplemente se anticipó a ese riesgo para salvar al país de caer en una guerra civil o en una tiranía comunista”.

 

Lee aquí la carta completa que Salvador Allende le envió a Patricio Aylwin, y que pertenece a la colección de Archivos Chile, del CEME.

Allende a Aylwin