El sábado 4 a las 9 de la mañana fue desalojado el Liceo de Niñas de Concepción, que se encontraba tomado por las estudiantes en el marco de las movilizaciones estudiantiles. Horas después se empezó a viralizar un video de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción (FEC), donde la vicepresidenta del centro de estudiantes del Liceo, Constanza Muñoz, denunciaba que una de las estudiantes detenidas en el desalojo fue torturada y habría sufrido agresiones lesbofóbicas por parte de funcionarias de Carabineros.

En la grabación asegura que “teníamos una toma pacífica y los carabineros nos desalojaron de forma violenta”. Constanza Vargas (18) permaneció detenida por ser mayor de edad y, según denuncian, fue torturada dentro del calabozo al quedar sola. “Le sacaron la ropa, le quitaron su piercing en la nariz con un alicate, la golpearon y denigraron”, agregando que las carabineras la obligaron a desnudarse y emitieron insultos homofóbicos golpeándola hasta que fue derivada a un Hospital.

La estudiante en cuestión sería Constanza Vargas (18), quien ha recibido el apoyo unánime de las organizaciones del movimiento estudiantil tales como la CONES, ACES y CONFECh. Desde su detención, además, estudiantes de han manifestado tanto en las afueras de la 1º Comisaría de Concepción como en el Juzgado de Garantía donde se realizó su control de detención.

Carabineros niega estas acusaciones, retrucando que la estudiante de 18 años agredió a la funcionaria de la 1ª comisaría de la ciudad, Tania Melo Briceño (19), en medio del desalojo del establecimiento que estaba tomado. La defensa de la estudiante aseguró que las “agresiones” que acusa el Ministerio Público fueron propias del forcejeo que hubo durante la detención. El tribunal la dejó en libertad con prohibición de acercarse a la funcionaria de Carabineros, mientras está por resolverse si su denuncia de tortura deberá ser canalizada a través de la Justicia Militar.