Según informó Radio Biobio, los jefes de la bancada UDI en el parlamento, Juan Antonio Coloma y Gustavo Hasbún, enviaron una misiva al Fiscal Nacional, Jorge Abbott, quejándose por el desempeño de Ximena Chong, quien oficia como persecutora en el caso Corpesca y ha liderado la investigación contra el desaforado senador UDI, Jaime Orpis.

Coloma y Hasbún acusaron a Chong de buscar la sobreexposición mediática de Orpis, “que afecta los derechos básicos de toda persona”, todo con el fin de “potenciar su carrera profesional, o satisfacer un ego del que debiera prescindir en el ejercicio justo de su profesión”. Además, contrastan la supuesta sobreexposición de Chong versus un posible bajo perfil a la hora de investigar a personeros de la Nueva Mayoría: “En estos casos, su prudencia y cautela asombran, el respeto por la presunción de inocencia cautiva y su bajo perfil ante los medios demuestran una humildad franciscana”.

Los parlamentarios cuestionan el celo investigador de la fiscal Ximena Chong respecto al caso Orpis, afirmando que en 14 meses logró su objetivo de una forma “sólo comparable a la Santa Inquisición”. Destacan que no quieren un trato privilegiado, pero insisten en cuestionar las conductas de “ciertos fiscales” que son “positivamente activos cuando se trata de dirigentes de la UDI y demasiado cautelosos cuando se trata de dirigentes de la Nueva Mayoría”.