La carrera política de Matías Huerta está totalmente arruinada. Y con justa razón. El ex candidato a concejal por Talca agredió violentamente a su pareja a causa de un saludo a otro hombre, exigiéndole explicaciones y maltratándola física y violentamente.

La filtración del audio con las agresiones permitió sumar otra prueba a la denuncia por amenazas interpuesta por la joven el 3 de abril en la fiscalía local. Aunque en la legislación actual no existe una figura legal que tipifique el maltrato en el pololeo como una forma de violencia hacia la mujer, el joven de 24 años al menos está pagando la condena pública: se vio obligado a renunciar a su candidatura, renunció a su partido la Unión Demócrata Independiente (UDI) y pidió declaraciones públicas a modo de control de daños ante el repudio generalizado hacia su accionar.

Esta es la declaración pública del ex UDI:

Hace algunos días se han conocido hechos que me involucran directamente, que no tienen justificación alguna y frente a los cuales siento una profunda vergüenza.

Tal como hace algún tiempo le he pedido perdón directamente a la persona afectada, hoy también quiero pedir disculpas a todas las personas que durante años han confiado en mí y hoy viven una enorme decepción.

La gravedad de la situación sólo puede ser enfrentada de frente y asumiendo las consecuencias que ello implica. Por ello, el día lunes renuncié formalmente a mi candidatura a Concejal por Talca y a la militancia de la Unión Demócrata Independiente. Quiero enfrentar las consecuencias de mis actos solo y evitar que algunos, como ya ha ocurrido, pretendan utilizar esta situación para afectar a la gente que me rodea, a mi familia, a mi partido y a las ideas que, estoy convencido, son las mejores para Chile.

Asumo que estos actos se alejan profundamente de las ideas y principios que he defendido y aquello me motiva, aún más, a buscar la necesaria ayuda profesional para poder salir adelante.

Finalmente, reitero mis disculpas a todas las personas que defraudé.

Matías Huerta Gómez

Huerta, quien además era presidente de la juventud gremialista de la región, no sólo la agrede físicamente, sino que la trata de prostituta y de epítetos peores. También la amenaza, le dice “te voy a seguir sacando la mierda cada vez que te vea”, amenazando, burlándose de su forma de hablar y del aspecto con que quedó tras la paliza que él mismo le dio.

Las redes sociales no demoraron en reaccionar y repudiar la acción del político, exigiendo una dura condena judicial para su accionar.

Así respondió Twitter tras filtrarse la agresión: