Rodeada de los representantes de la región de Aysén que participan en el Consejo Social de la universidad y de su equipo de confianza, esta tarde Roxana Pey anunció públicamente que tomó conocimiento de la firma del decreto que declaró su remoción total del cargo de rectora de la Universidad de Aysén, hecho que fue informado el día de ayer por El Desconcierto.”Este es un momento muy triste para los funcionarios de la universidad, para mi misma y para las personas que aquí me acompañan”, señaló. Pey también acusó que “esto es una intervención a una universidad pública y estatal”, agregando que se encuentra estudiando las acciones legales a seguir.

En sus palabras, se trata de un momento “muy triste, un operativo muy feo. Hay elementos penosos al desconocer el trabajo que se ha hecho para montar esta universidad, para tener una universidad de Aysén como la región lo ha diseñado”. Junto con Pey también se iría su equipo de confianza, conformado por Catalina Lamatta, su jefa de gabinete; Francisco Durán; director de planificación y aseguramiento de la calidad, Paulina Celis, directora jurídica; y Alejandra Maldonado, encargada de infraestructura. Mientras el Mineduc nombra un nuevo rector o rectora, como máxima autoridad interina asumirá Ricardo Mayer, director de administración y finanzas. No se mencionó la salida o renuncia de María Teresa Marshall, actual vicerrectora académica que también fue nombrada por Roxana Pey y es mencionada como una de las gestoras de la operación que derivó en el decreto de remoción.

Roxana Pey destacó que fueron los esfuerzos por “construir una universidad participativa, democrática y abierta a la comunidad” los que causaron su salida, recalcando que contaba con el apoyo del Consejo Social de la Universidad de Aysén, que sesionó ayer jueves y expresó su total apoyo a la ahora destituida rectora. Además, Pey que en la región aún no se conozcan los estatutos que ingresó el Mineduc, lo cual calificó como un acto “de centralismo y falta de respeto con la región”.  

U. Aysén

U. Aysén

En tanto, desde Santiago el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi criticó el mecanismo ocupado por la ministra de Educación, Adriana Delpiano, el cual calificó como evitable. “En un momento tan importante en el país, en que deberíamos estar conversando sobre una reforma que debería pasar a la historia como lo más importante que se ha hecho en este gobierno, parece totalmente innecesario haber hecho una remoción, a nuestro juicio infundada”, señaló desde la casa central de la institución , enfatizando en que “no vemos ninguna razón”.

Vivaldi, además, criticó al Ministerio de Educación, señalando que el procedimiento que se siguió es “absolutamente inaceptable en términos de no haber conversado, haber sugerido un cambio en los cursos de acción, no haber convocado como instancia intermediaria a la universidad tutora que somos nosotras, al CUECH, en cuyo seno se podría haber conversado qué insuficiencia veía el Mineduc en la labor que estaba desempeñando la rectora”, señaló.