Sólo cinco días pasaron desde que el contralor general de la República, Jorge Bermúdez, firmara la remoción de Roxana Pey Tumanoff como rectora. A las 17 horas del día de ayer, la Subsecretaría de Educación ingresó a Contraloría el decreto Nº234, donde se nombra como nueva rectora de la Universidad de Aysén a María Teresa Marshall Infante, hasta ahora Vicerrectora de Asuntos Académicos.

Marshall, quien fue nombrada por Pey en la vicerrectoría como parte de su equipo de confianza, es sindicada por el entorno de la destituida rectora como una de las principales articuladoras de la salida de Pey. Al igual que la ministra Delpiano, Marshall es trabajadora social de la Universidad Católica, donde coincidieron y se hicieron amigas. Luego estudió un máster en Sociología e ingresó al CRUCh en enero de 2012, trabajando como directora ejecutiva.

Allí Marshall actuó como promotora de las políticas públicas en educación superior relativas a calidad y acreditación de las carreras profesionales. Su paso por el Consejo de Rectores no estuvo exento de polémicas: en agosto de 2013, la Contraloría General de la República dictaminó que su nombramiento superponía las funciones de Claudia Reyes Gutiérrez, además de que no fue visado en su momento por el contralor. Pese a ese traspié, Marshall permaneció en el cargo hasta diciembre de 2015, cuando fue convocada por entonces rectora Pey para la Vicerrectoría de Asuntos Académicos, donde desarrolló una relación cercana con el gobierno local gracias a su amistad con la directora de Vinculación con el Medio y Comunicaciones, Carolina Rojas, quien antes fue Seremi de Cultura.

María Teresa Marshall y Carolina Rojas fueron las únicas dos altas funcionarias de la Universidad de Aysén que no presentaron su renuncia junto con todo el equipo nombrado por Pey en la conferencia de prensa del pasado viernes. A ellas se suma Mariana González, parte del equipo de Marshall como Directora Académica e hija Rodrigo González, quien se desempeñó como asesor del Ministerio de Educación entre diciembre del 2015 y julio de este año, mes en el que volvió al Ministerio de Hacienda.

En los quince días de plazo para Contraloría, la institución deberá resolver un punto clave en el nombramiento de la nueva rectora: su falta de experiencia en la docencia universitaria, ya que la Ley 20.842 -en la que se crearon las dos nuevas universidades estatales- establece que la persona nombrada como rector(a) debe tener una “reconocida trayectoria académica”. Esto, ya que si bien María Teresa Marshall ha ejercido como docente en programas de magíster y publicado papers especializados , la mayoría de los rectores de las universidades estatales han ejercido, primero, como profesores titulares o decanos.

Consultada por este medio al respecto, Roxana Pey señaló que no se pronunciaría al respecto. El Ministerio de Educación, en tanto, señaló que no podían referirse al tema hasta que fuera visado por la Contraloría General de la República.