En entrevista con La Tercera, el diputado por Magallanes abordo no sólo los resultados de la encuesta CEP y el inicio de sus conversaciones con distintas agrupaciones de izquierda para conformar un frente común, sino que también se refirió a las próximas elecciones presidenciales. “Nuestra posibilidad de emergencia política y constitución política es con autonomía de la Nueva Mayoría, si no, no va a ser”, declaró Boric.

Consultado por el caso de una posible “fuga de militantes” por la izquierda de la Nueva Mayoría, Boric aclaró que no aplica un veto, sino que hay diferencias políticas: “tenemos muy claro que hay muchos militantes de base de la Nueva Mayoría con genuinas convicciones de transformación social a los que tenemos que ser capaces de convocar y construir en conjunto“, señaló. Respecto a figuras como Sergio Aguiló de la Izquierda Ciudadana o Alejandro Navarro y el MAS, el expresidente de la FECh señaló que “Aguiló entiendo que dijo que iba a seguir apoyando el gobierno de Bachelet; lo de Navarro es todavía más confuso, y mientras ellos no aclaren cuáles son las convicciones políticas que tienen a futuro, no cabe ninguna conversación en esa línea”.

Más duro todavía fue con respecto a Alejandro Guillier, el mejor evaluado de la encuesta CEP, cuyo nombre suena como posible presidenciable “progresista” frente a la candidatura de Ricardo Lagos. “Es parte de lo mismo” , zanjó, agregando que “Guillier es una persona por la que tengo respeto personal, pero es parte de la Nueva Mayoría, está haciendo campaña con los candidatos de la Nueva Mayoría”. “¿Con quién gobernaría alguien como Guillier? ¿Tú crees que gente como Daniel Farcas, Enrique Correa o, para no ponerlo tan burdo, el mismo Rodrigo Peñailillo, todo ese mundo, no estaría ahí? Sí estaría ahí, y con esa gente tenemos diferencias profundas, estructurales y yo diría que irrenunciables”, señaló Boric.

Además, el diputado del Movimiento Autonomista aprovechó de separar aguas con respecto al PRO y Marco Enríquez Ominami. “Desgraciadamente Marco Enríquez Ominami y el PRO tuvieron un vínculo con el empresariado que para nosotros es inaceptable”, criticó, aclarando que “no se trata de andar cerrando puertas por capricho. De hecho, el espacio de convergencia programática que empezamos a echar a andar tiene que ver también con dejar atrás la mezquindad y el “identitarismo” que ha reinado en la izquierda por tanto tiempo. Ahí están fuerzas como la Izquierda Libertaria, Nueva Democracia, el Partido Humanista, Convergencia de Izquierdas, RD y el Movimiento Autonomista. Pero todos concordamos en que no puede haber ningún tipo de vínculo casual ni orgánico con el empresariado, y, desgraciadamente, el PRO lo tuvo y no ha dado explicaciones satisfactorias de por qué se produjo”.