El empresario Andrónico Luksic, propietario de, entre otros, el grupo Quiñenco, dio hoy una sincera entrevista en el diario La Tercera. Allí entregó su visión sobre el momento del país, el cambio al sistema de AFP.“Hoy está en juego cuál es el país que le vamos a entregar a nuestros hijos y nietos, a las nuevas generaciones. Por mi trabajo viajo mucho, y afuera nadie entiende qué ha pasado en el país, qué le está pasando a Chile”, declaró, agregando que “son muchas las cosas que como país hemos hecho mal”.

“El gobierno se comprometió con una serie de reformas para Chile que fueron mal diseñadas, mal aplicadas y muy rápido. Se necesitaba una reforma tributaria para pagar en parte los cambios que se querían en educación y los sabios de la época tejieron una entelequia inentendible con una buena dosis de ideología trasnochada y fracasada. Si querían subir los impuestos, había que subirlos a lo que hubiese determinado el gobierno y el Congreso, pero salió un pollo con cabeza de chancho, que trataron de arreglar a menos de un año de aprobada la ley, porque se estaban afectando el empleo, el crecimiento y la inversión. Y recordemos que esa ley salió también con el apoyo de la oposición, porque nadie quería perderse la foto. Eso generó un desconcierto grande, que aún persiste”, acusó el empresario.

También se refirió a los dichos del ex Presidente Ricardo Lagos, quien hace semanas habló de una crisis política e institucional. Para Andrónico Luksic la crisis está: “Por una parte, tenemos un gobierno alicaído, políticos y empresarios desprestigiados, instituciones golpeadas. Y por otra, ha habido muchas cruzadas que buscan maximizar el descontento sin reparar en el daño que eso va produciendo en la sociedad. Es muy grave la postura de algunas minorías vociferantes. Estoy seguro de que la mayoría de los chilenos no quiere volver a un Chile dividido por las ideologías y es curioso que algunos pretendan eso cuando el mundo avanza en la dirección opuesta. Tenemos que cuidar el país, mejorarlo, tenemos el imperativo de hacer los cambios necesarios. Parece que estuviéramos siempre esperando que estallen los problemas para actuar. Todos sabemos que hay problemas en salud, educación, delincuencia, el conflicto en La Araucanía, el Transantiago, que es indigno y ya lleva 10 años. ¿Qué esperamos para actuar? En Chile podemos hacer mejor las cosas”.