El domingo 7 de septiembre de 1986 pudo ser uno de los días claves de la dictadura chilena. Y lo fue, pero podría haberlo sido más. El atentado llevado a cabo por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), que para ese entonces llevaba 13 años en el poder, pudo haber cambiado el rumbo de la dictadura militar.

Esa tarde, Chile se paralizó tras escucharse por algunas radios que Pinochet había sido víctima de un atentado mientras regresaba de una de sus residencias de descanso en El Melocotón, cercano al sector del Cajón del Maipo.

La comitiva del dictador, integrada por una decena de vehículos, casi todos blindados, y con una escolta militar fuertemente armada, hacía su rutinario descenso a Santiago cuando unos kilómetros más abajo fue emboscada por los atacantes, que atravesaron una casa rodante tirada por un automóvil a la altura de la Cuesta Las Achupallas, para impedirle el paso a por la ruta que discurría entre un cerro y un quebrada profunda.

Las balas de los fusiles M-16 y los estruendos de los lanzacohetes LAW sorprendieron a la caravana que lo acompañaba. El ataque, donde murieron cinco de sus escoltas y otros 11 resultaron heridos, duró pocos minutos.

Sin embargo, la llamada “Operación Siglo XX”, con la que el FPMR iniciaba la guerra contra el régimen, había fracasado rotundamente. La impericia de sus ejecutantes en el uso del armamento y la discutida calidad de éstos habrían sido las causas del revés. Además de declarar el estado de sitio en el país, la dictadura y sus servicios secretos iniciaron esa misma noche una feroz cacería para vengarse de la muerte de los cinco escoltas en el enfrentamiento.

Hoy, a 30 años del atentado, la sigla FPMR alcanzó el trending topic nacional. A propósito de la conmemoración de este episodio, las redes sociales recordaron con ironía la ocasión en que el dictador Pinochet pudo haber sido derrocado.

Estas son algunas reacciones en Twitter: