La mujer transgénero Chelsea Elizabeth Manning, exsoldado y analista informática del Ejército de Estados Unidos y condenada a 35 años de cárcel por filtrar información clasificada a Wikileaks, ha comenzado una huelga de hambre.

La protesta ocurre después de un intento de suicidio y tiene como objetivo intentar que las autoridades estadounidenses le den medicamentos para tratar su “disforia de género”, según ella misma explica.

“Necesito ayuda. Necesitaba ayuda antes. Por falta de atención por mi disforia de género, por la que estaba desesperada, me llevaron al intento del suicidio, por falta de ayuda. No he tenido ninguna. Todavía no he conseguido nada”, explica.

Cabe destacar que en 2015, Manning comenzó una terapia hormonal en línea con su identididad de género.

Según el comunicado que publica la revista Time, su condición ha sido “ignorada, retrasada y ridiculizada por parte de los militares, las autoridades de la prisión y la administración de Estados Unidos”.

No estoy pidiendo este tratamiento, ahora lo estoy demandando. Desde el 9 de septiembre y desde que reciba los estándares mínimos de dignidad, respeto y humanidad, rechazo voluntariamente cortarme el pelo, consumir comida o bebida excepto agua y tomar los medicamentos prescritos, además de atenerme a las normas, regulaciones, leyes y órdenes que no estén relacionadas con los asuntos que he mencionada”.

Cabe destacar que Manning era analista informática del Ejército estadounidense en medio oriente cuando decidió filtrar miles de archivos de embajadas de todo el mundo a la organización de Julián Assange, Wikileaks.