El viaje de Donald Trump a México, donde volvió a insistir en que el país latino pagaría el polémico muro que el magnate empresarial quiere construir al sur de Estados Unidos, terminó de sepultar aún más el ya bajo apoyo que tenía el presidente mexicano Enrique Peña Nieto.

Ayer miles de mexicanos salieron a las calles en el corazón del DF para mostrar todo su rechazo al mandatario, con el grito al unísono del “¡renuncia ya!”. Según una información revelada hace dos semanas, en los 4 años de mandato de Peña Nieto han habido 78 mil muertos.

Los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y las constantes violaciones de derechos humanos en México han afectado directamente el apoyo del mandatario en las encuestas, reflejo de un sistema político erosionado y donde las estrategias para combatir el narcotráfico han fracasado.

“No será esta manifestación la que cambie el Gobierno, eso ya lo sabemos, pero es una forma de decir que queremos otra forma de hacer política y que esta es posible si se confía en la gente”, afirmó una manifestante a El País.

La protesta llegó hasta el Palacio Nacional, donde se celebraba una ceremonia oficial por la independencia de México.

“No tenemos por qué gritar, ¡viva México! Hay miles de injusticias”, dijo Cristina Bautista, madre de uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.