El libro de la Municipalidad de Santiago que desató la indignación de los sectores más conservadores –“100 preguntas sobre sexualidad adolescente”– fue defendido por la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá y por el gobierno de Michelle Bachelet, luego de una jornada donde recibió fuertes ataques desde la ultra derecha.

Cabe destacar que el texto fue realizado junto a un grupo de estudiantes de la comuna y abordó diversos aspectos de la sexualidad como el sexo seguro, la anti concepción, las enfermedades y la diversidad sexual. 

En ese contexto, Carolina Tohá, alcaldesa de Santiago, respondió a Manuel José Ossandón quien criticó duramente el material pedagógico. “Quiero aclararle al senador (Ossandón) que en Santiago esto partió con un proceso muy amplio de claustros, donde los padres fueron partícipes junto a los profesores y estudiantes, y una de las cosas más solicitadas por todos los actores fue que hubiera programas de educación (sexual) escolar”, dijo Tohá en diálogo con Cooperativa.

Si a alguien le incomodan las preguntas que se hacen los adolescentes, lamentablemente se las están haciendo, y si no les damos respuestas las van a ir a buscar a otro lado, normalmente a lados que no son tan cuidadosos”, agregó.

Tohá apuntó a los sectores más conservadores diciendo que “siempre que se trata de hacer educación sexual en la sociedad chilena hay gente que trata de impedirlo, (pero) esta vez no lo van a lograr, no nos vamos a asustar”.

Respaldo del gobierno

En tanto, el gobierno también apoyó  la iniciativa, a través del ministro de Salud subrogante, Jaime Burrows.

“El que se tome la iniciativa y se hagan materiales propios, adecuados a las realidades locales, es un paso más en el involucramiento por parte de los municipios en las tareas que tienen que ver con la prevención de las enfermedades y de la promoción de una vida más saludable”, dijo la autoridad.

“Respecto del contenido, hablando como médico pediatra, yo mismo me he visto enfrentado a ese tipo de preguntas, uno puede decir que no son preguntas extrañas o inventadas, efectivamente así se reflejan preguntas que a uno le hacen los adolescentes porque tienen que ver mucho con mitos”, explicó.