“Sename, es tiempo de cumplir” rezaba el lienzo desplegado por los trabajadores del Centro de Régimen Cerrado de dicha entidad, ubicado en Til Til.

Llevan cuatro días en paro, protestando ante la indiferencia de las autoridades del organismo público frente a las demandas que plantean, principalmente el incremento de la población en el centro y las agresiones por parte de los menores a quienes trabajan en el lugar.

Stephanie Bolomey, funcionaria del Centro y delegada de los trabajadores, cuenta que el principal problema en este caso es que el recinto ubicado en Til Til es el único de carácter  cerrado, es decir habilitado para recibir a jóvenes que están cumpliendo condenas. Esto luego de que el CRC “Tiempo Joven” de San Bernardo se transformara en Centro de Internación Provisoria.

Eso ha provocado que en el último tiempo los jóvenes que cumplían condenas en San Bernardo hayan comenzado a ser trasladados, pasando de cerca de 80 menores, a 100 en una cantidad muy breve. Pese a eso, no se ha aumentado el plantel de funcionarios. “En un buen pronóstico, aumentarían a 150 o 200″, aunque podrían llegar a ser más”, afirma la trabajadora.

Son cinco funcionarios quienes han sido agredidos, además de los menores que tienen que vivir en malas condiciones. Frente a la solicitud de aumento de personal, no han obtenido respuesta ni a nivel nacional ni regional.

En un comunicado público, los funcionarios plantearon que no permitiran más agresiones ni que se ponga en vida la calidad de vida de jóvenes y trabajadores. “Queremos trabajar tranquilos/as, de forma dedicada y profesional, y creemos que el servicio debe garantizar y velar porque dichas condiciones se cumplan”, indican.

Como un llamado de atención a las autoridades, el grupo de trabajadores y trabajadoras movilizado paralizó la Carretera 5 Norte, con barricadas, lienzos y gritos. Hasta el momento no han recibido ninguna clase de respuesta.