Pese a ser declarado culpable en un caso de violencia intrafamiliar en 2002 y que la directiva de la Democracia Cristiana asegurara que se le aplicarían sanciones disciplinarias, el diputado Ricardo Rincón asistió ayer sin ningún problema a la comisión de Familia de de la Cámara de Diputados.

Tras conocerse el caso a mediados de agosto, el propio Rincón pidió ser reemplazado de la comisión. Estrictametne, no se le puede suspender de la instancia y el DC decidió volver a asistir una vez pasada la presión mediática sobre su caso. “Soy titular de la comisión y no hay razón para que pueda estar inhabilitado”, dijo ayer a El Mostrador.

El mismo medio da cuenta de que la supuesta salida de la comisión “fue un show para la prensa”, según dicen desde la DC.

El diputado, que dejó con la nariz fracturada y marcas de sus puños y hematomas en la cara y el cuerpo a su ex pareja Carolina Hidalgo, legisló ayer sobre un proyecto par ala protección de la infancia.