Esperando que “los señores políticos se entiendan rápido y definan el proceso que hay que seguir”, el ex presidente Ricardo Lagos entregó hoy una amplia entrevista al diario La Tercera. Con motivo del lanzamiento de su nuevo libro, “En vez del pesimismo”, el ahora precandidato presidencial respondió sobre los desafíos de su candidatura y los temas que se vienen en Chile.

Consultado respecto a su salida “a la calle” luego de muchos años sin hacer campaña, Lagos la calificó como “muy satisfactoria. Las cosas, por supuesto, han cambiado. Hace 18 años las redes sociales eran muy rudimentarias. A veces me retan porque sigo siendo muy asertivo y que tengo que controlar esta tendencia“, señaló, añadiendo que “hoy nadie tolera a la gente que anda hablando desde un púlpito. Es razonable que así sea, porque las redes sociales establecen una relación de horizontalidad absoluta. Acá, en esta fundación he tenido reuniones con distintos jóvenes. Me he reunido con muchachos de la sub 30 -¡hola, Ricardo!-, con jóvenes de la sub 40 -¡qué tal, don Ricardo!- y la experiencia ha sido buena. Las canas no constituyen una barrera”, aseguró.

A la hora de hablar del futuro de la Nueva Mayoría, Lagos señaló que “Las diferencias están en el “cómo”. Por lo tanto, tenemos que hablar de continuidad. En el cómo posiblemente habrá cambios. Y es legítimo y explicable que los haya. Bien mirado, hasta se podría decir que hoy en Chile las dos grandes tendencias que se disputan la escena política se inclinan por opciones similares. El debate está más en lo adjetivo, no en lo sustantivo. Lo cual no significa que dé lo mismo quién gobierne”.

Con motivo de la reciente polémica por sus dichos sobre el lucro en la educación, Ricardo Lagos se explayó, señalando que “Prefiero ponerlo en los siguientes términos: primero, no me gusta el lucro en la educación. Segundo, eso es lo que yo prefiero, pero acepto que se me podría decir que esto es cuestión de gustos. Tercero, yo no estoy de acuerdo que haya lucro en educación cuando hay aportes del Estado. Cuarto, en virtud del principio de la libertad de enseñanza, cualquier persona que cumpla con los estándares profesionales y de calidad determinados por la autoridad tiene derecho a enseñar y, si así se lo plantea, también a cobrar e incluso a generar excedentes con su trabajo o función”, definió, cuestionándose “¿Le tenemos que prohibir el lucro a quien se plantea en esos términos? Hay quienes creen que sí, pero yo creo que no, porque en este caso debe primar la libertad de enseñanza. Pero además de eso también digo que esa actividad debe estar expuesta a los impuestos generales que corresponda aplicar”.

Al recordársele su frase de campaña para 1999, “Crecer con igualdad”, Lagos señaló que la igualdad es un desafío ahora quizás más importante que antes. Para el ex presidente, tal eslogan se planteó “en un momento en que la gran prioridad era salir de la pobreza. Hoy tenemos métricas más finas, porque cuando los países pasan de la barrera de los 20 mil dólares de ingreso per capital anual tan importante como el crecimiento del ingreso se vuelve la forma, más o menos equitativa, en que ese ingreso se distribuye. Cuando se llega a ese nivel, las desigualdades parecieran volverse más ofensivas e irritantes”, explicando que “las propias redes sociales son un canal muy poderoso de transmisión de las desigualdades y la gente no está dispuesta a tolerarlas. No es menor que en la última reunión del G20, en China, y que fue una suerte de debut de China en ese club, el comunicado final reconociera que la globalización es muy importante, porque permite tener crecimiento, pero que -al margen de eso y adicionalmente- hay que tomar medidas para que el crecimiento contenga mayores elementos de igualdad, porque si se deja al mercado determinarlos acabarán en más desigualdad y concentración”.