A horas del triunfo del No en el plebiscito que decidía la suerte del acuerdo de paz entre el Estado y las FARC, el principal promotor de la opción ganadora, Álvaro Uribe, entregó un duro discurso en el que cuestionó todo lo que se ha hecho en el país desde la asunción de Santos.

Más que de la paz y del triunfo de su opción, dio un discurso con miras a las elecciones de 2018. Como si le estuviera hablando a su electorado, Uribe habló de la libertad económica, el riesgo de perder la inversión, de los “valores de la familia”, de la subida de impuestos y mencionó a los “líderes religiosos y pastores morales” del país.

En ese tono, el expresidente comenzó su discurso insistiendo en “correctivos para que haya respeto a la constitución, no sustitución. Justicia, no derogación de las instituciones. Pluralismo político sin que pueda percibirse como premio al delito. Política social sin poner en riesgo a la empresa honorable“, dijo el expresidente.

“La economía del país está en dificultades que podrían agravarse con los acuerdos, llegar al punto de que por frenar la confianza de inversión no hubiera recursos para cumplir lo pactado con la paz. El riesgo de perder el grado de inversión no se evita con más impuestos. En este difícil momento que empeoren la expansión empresarial y la diezmada capacidad adquisitiva de los sectores medios y vulnerables”, agregó.

En esa línea, Uribe llamó al gobierno de Santos a aplicar una “severa austeridad” y la “promoción efectiva de la confianza privada”. “Reiteramos nuestro respeto a la libertad, y reiteramos la necesidad de estimular los valores de familia sin ponerla en riesgo. Los valores de familia defendidos por nuestros lideres religiosos y pastores morales”, indicó.

Ya hablando del acuerdo de paz contra el que se movilizó, Uribe aseguró que “la democracia de nuestra patria ha sido superior a toda la presión oficial para imponer el Sí. Colombianos muchas gracias a todos los luchadores que en las calles y campos agitaron alegremente el No. Debates constructivos con los del Sí nos aumentaron el afecto por los compatriotas y la patria entera”.

Para ir cerrando su discurso, hizo un llamado a los jóvenes colombianos, en clave esotérica. “Comprendemos su ilusión de paz, que hoy sea motivo de reflexión para construirla en la solidez de la libertad, que es lo único que hace posible el avance de la ciencia y de grados superiores de verdad

“Nos hemos encomendado a a Dios pidiendo luz para los argumentos, le imploramos que no nos deje equivocar en el periodo que nos espera”, culminó, religiosamente hablando.

Cabe destacar que Juan Manuel Santos, tras perder el plebiscito, anunció que establecerá un diálogo con las fuerzas del “No” y que no abandonará el camino de la paz que le llevó cerca de cuatro años recorrer.