Como para tener una salida airosa del bochornoso lío del padrón electoral -donde casi medio millón de personas fueron cambiadas de comuna- el Gobierno de Michelle Bachelet anunció el envío de una ley corta para permitir que las miles de personas afectadas puedan votar donde se registraron.

A ocho días de la elección, el vocero Marcelo Díaz explicó que el proyecto “es de pocos artículos, bastante breve, pero evidentemente es una convocatoria extraordinaria al Congreso; un proyecto de ley orgánica calificada, por lo tanto, un quórum de tres quintos”.

Según indicó Patricio Santamaría del Servel, la idea es que los electores puedan “sufragar tanto en su antiguo lugar de votación como en la comuna nueva“. “Concurrir a su antigua mesa de votación, a su antiguo lugar de votación, o al nuevo”, consignó Cooperativa.

Sin embargo esta solución abre una nueva y surreal posibilidad: que las personas voten dos veces. Para intentar evitar eso, el texto pedirá una “facultad especial”, que implica que los responsables arriesguen sanciones de cárcel y una multa adicional.

El trámite del proyecto se debería realizar el lunes, en plena semana distrital. Eso, si es que los parlamentarios quieren hacerlo.