Suma y sigue. Además del documento que revela que el Servel, el Registro Civil y el Gobierno sabían del bochorno al menos desde julio y a la apertura de una investigación por presunto fraude electoral por parte del Ministerio Público, el Ejecutivo informó que retiró la ley corta que pretendía solucionar el problema.

Así tal cual. Debido a la falta de “apoyo” en el Congreso, las 480 mil personas afectadas tendrán que votar en el lugar que les fue asignado por error o lisa y llanamente engrosar la lista de personas que no irán a sufragar. 

La decisión del gobierno es no perseverar con esta iniciativa (…) Entendemos que un proyecto de esta naturaleza, y quiero descartar categóricamente que este sea un proyecto improvisado o desprolijo porque esta fue una propuesta que nos hizo el consejo directivo del Servel (…) una propuesta de esta naturaleza requiere para su aprobación un amplio acuerdo político y parlamentario que hoy no se reúne”, dijo el ministro vocero Marcelo Díaz.

“Más allá de valorar el gesto de la comisión de Gobierno Interior de la Cámara ayer que aprobó el proyecto, nos parece que para poder concretarse esta iniciativa requería un amplio acuerdo transversal que no existe. Desde esa perspectiva no continuaremos con la tramitación de esa iniciativa legal”, agregó.

Además, según consigna La Tercera, agregó que “nosotros estábamos convencidos que esta propuesta era completamente pertinente y válida para le problema con que contábamos (…) la falta de un apoyo transversal hace imposible continuar con la tramitación de este proyecto de ley“.