El error en los padrones electorales instauró nuevamente el debate sobre el voto electrónico en Chile, impulsado, entre otros, por el ex presidente Sebastián Piñera y por el lobby empresarial que espera obtener millonarias ganancias de una iniciativa como esa.

Instaurado en distintos países, el voto electrónico tiene adherentes y críticos a lo largo del mundo. El debate no es menor pues al dar la confianza del voto de cada persona a un sistema computacional, este mismo puede verse vulnerables de ataques.

En una videoconferencia organizada por la Conferencia Internacional de Software Libre (CISL), el creador de Wikileaks Julian Assange se refirió al tema. Y fue categórico: “Es una locura absoluta ya que es muy fácil de manipular”, dijo, según consigna el diario argentino Página 12.

“Como experto en seguridad, el voto electrónico es un suicidio para elecciones nacionales. La criptografía es fácilmente modificable (…) además, la gente que votará en los comicios no puede saber si los controles que supuestamente existen, realmente se establecerán. Para una votación presidencial, es una locura absoluta establecer el voto electrónico”, explicó Assange desde la embajada de Ecuador en Londres, lugar en el que se encuentra en asilo político desde hace 4 años.

Esa situación se ha vuelto cada vez más problemática para Assange, según comentó en la videoconferencia. “Hace ya unas semanas, se desconectó el servicio de Internet por pedido del gobierno de Ecuador hasta que terminen las elecciones de Trump contra Clinton. Lo que sucede es que Estados Unidos, junto con Gran Bretaña y Suecia, presionan a Ecuador, país sumamente pequeño, sabiendo además que las publicaciones de Wikileaks no se generan en aquel país sino en Francia, Alemania y Noruega. Por eso, el presidente (Rafael Correa) y sus ministros decidieron cortar el servicio, para que no se los acuse de influir parcialmente en el sufragio norteamericano. No me gusta para nada, ni comparto la decisión, pero la entiendo”, dijo.