La derecha chilena da para todo, incluso para que un nuevo personaje le logre hacer competencia al nunca bien ponderado Axel Kaiser.

Este joven también tiene un nombre poco usual, que lo podría ayudar en su incipiente fama como autor de insólitas columnas contra la izquierda: Henry Boys se llama y no, no es un seudónimo.

En su columna en el Diario Financiero, Boys plantea una metáfora comparando a la izquierda con… las palomas.

“Una mañana cualquiera, estaba tomando desayuno en una terraza ‘dominada’ por seres humanos”, comienza Henry Boys.

Su pacífico desayuno, de pronto, se ve amenazado por un grupo de palomas que llegan al lugar. Complicado por la situación, decide dejar a las aves tranquilas.

¿Qué puede hacer una simple paloma contra todos nosotros? Pensamos, con aquel exceso de confianza que precede a las grandes debacles”, escribió el columnista.

“No bien dejamos de mirarlas, llegaron tres palomas más, alentadas sin duda por el éxito impune de la primera invasora”, continuó.

“El procedimiento (de echarlas) se repitió varias veces hasta que sin darnos cuenta nos encontramos rodeados de palomas: habían conquistado nuestro territorio y ahora ellas eran la ‘Nueva Mayoría'”, indicó el particular columnista.

El escenario ya era dantesco -como dijera Frente Fracasados-. “Sabiéndose vencedores, ya no se atemorizaban con nuestros embates: les bastaba volar un par de metros para seguir picoteando las migajas de otros huéspedes que, resignados, preferían consentir su presencia”, agregó.

Quizá como una metáfora del guanaco, Henry Boys escribió que la única solución para deshacerse de las palomas fue “rociarles agua helada con un aspersor”.

Para evidenciar su inusual comparación, el licenciado de derecho aseguró que “como las palomas, la izquierda es portadora de un gran número de enfermedades –en este caso, sociales- y opera en política con similar estrategia”.

“Su clave es la perseverencia, cooptando de a poco las instituciones hasta un punto en que resulta muy difícil plantarles oposición”, concluyó.

Henry Boys estudió derecho en la Universidad Católica y actualmente participa en Auto por la Vida, un grupo dedicado a vender stickers “buenos, bonitos y baratos contra el aborto”, según indica su página web. Además de el Financiero, Boys ha escrito columnas de opinión para El Demócrata.