Argentina, país cuna del movimiento Ni Una Menos, vive dramáticos momentos en cuanto a la violencia de género. Al brutal asesinato de Lucía Pérez en Mar del Plata, se han sumado varios femicidios en las últimas semanas.

Sin embargo, los últimos días fueron aún peores. Cinco mujeres fueron asesinadas cruelmente por sus exparejas, con diferencia de horas, en Entre Ríos, al centro del país.

El primero de los femicidios múltiples lo perpetró Orlando Ojeda, suboficial de la policía, quien ya había sido denunciado por Lidia Milessi, una de sus exparejas. Según las investigaciones, el femicida fue primeramente a la casa de Miriam Ibarra, otra exnovia, a quien persiguió hasta el baño y la asesinó.

Al salir, disparó a un vecino que intentó ayudarla y se dirigió al domicilio de Milessi, donde la mató a balazos en presencia de dos de los tres hijos de la pareja. El criminal fue detenido con posterioridad.

Por otra parte, Juan Pablo Ledesma, se encargó de asesinar a puñaladas a Johanna Carranza, su expareja, luego de ingresar a la fuerza a su hogar. Hizo lo mismo con sus dos hijas, de cinco y siete años, y con la actual pareja de Carranza, para luego intentar suicidarse con el mismo cuchillo.

Ambos femicidas están con vida y detenidos, aunque Ledesma está en grave estado de salud producto de las heridas que se autoinfringió.

Cabe destacar que Carranza había denunciado a Ledesma y éste contaba con una orden de restricción judicial pero fue violada sin que la policía se enterase, consigna El País.