Quedó inmortalizado en la historia del cine mundial cuando interpretó a Hans Landa en “Inglorious Basterds” de Quentin Tarantino. Con su nazi de antología, Cristoph Waltz se llevó el Oscar a mejor actor secundario el año 2010, logro que repetiría en el 2013 en “Django Unchained”.

Contrario a las voces que han dicho que hay que darle una oportunidad a Donald Trump, entre ellos Obama, Waltz fue bastante directo, representando probablemente a buena parte de la oposición al magnate.

En una entrevista con un programa de la televisión austriaca, citada por The Independent, el presentador le preguntó si es que “¿no necesitamos darle un período de gracia a Trump? ¿Esperar, ver y juzgarlo por sus acciones?“.

“¿Tú dices que consideremos que todas las cosas que ha dicho no las ha dicho?”, preguntó Waltz. “Y decir: no hay rencores, él no llamó a la tortura. Él no dijo que había que usar armas nucleares si las tenías“.

“¿Él no dijo que los mexicanos son violadores y narcotraficantes? La lista no tiene límites”, continuó el actor. “¿Sólo pretendemos que esas cosas no pasaron? Y decimos: pero bueno, quizá sea un buen tipo. ¿Por qué? No puedes deshacer lo que has dicho“.

“Y el mismo Obama dijo en la reunión con Trump: tenemos que trabajar en que Trump se sienta bienvenido y si a él le va bien, a todo el país le irá bien”, recordó.

“¿En serio? Si Trump tiene éxito con lo que ha anunciado durante su campaña es el fin de todo”, concluyó.