El mismo Sebastián Piñera lo reconoció: tras el fallo de La Haya que le restó espacio a Chile ante Perú, el ex mandatario invirtió dineros en la pesquera peruana Exalmar S.A., la cual resultó beneficiada por la resolución de la Corte Internacional de Justicia con casi un 5% de la cuota pesquera de la zona sur del país vecino, justamente la que se expandió a partir del fallo.

La noticia fue un duro golpe para Piñera y su equipo, quienes rápidamente idearon un control de daños ante la situación que deja en mal pie al empresario, quien pretende postular nuevamente a la presidencia para el año 2018. La primera parte de la operación fue salir a aclarar los hechos mediante una declaración pública, donde le restó importancia a la situación, asegurando que corresponde a una inversión financiera pasiva que representa el 0,5% de las inversiones de la empresa Bancard en el extranjero y que se realizó mientras el no tenía ninguna injerencia en las decisiones que se tomaban.

“Me desligué totalmente de la gestión, administración y decisiones de inversión de las empresas del Grupo Bancard, las cuales con total autonomía y sin ninguna participación del suscrito, administran hasta el día de hoy las inversiones del Grupo Bancard en el extranjero”, acotó.

Ante el posible conflicto de interés, la carta presidencial dijo en conferencia de prepara que hay una campaña sucia y aseguró que “no acepto ni aceptaré jamás que, de manera sesgada y tendenciosa, se intente cuestionar o poner en duda mi absoluta y total voluntad, independencia y dedicación con que, como Presidente de Chile actué en la defensa de los intereses superiores de Chile y los chilenos, y en forma muy especial, en el caso del diferendo limítrofe con Perú”.

La segunda parte de la operación vino desde los medios de comunicación, particularmente desde el principal vocero de los intereses de la derecha chilena: La Segunda. Apenas una hora tras la declaración pública, el vespertino de Agustín Edwards puso en portada a Sebastián con el exagerado título “Fuerte respuesta de Piñera”, refiriéndose a la conferencia de prensa donde el ex Presidente se vio obligado a salir a aclarar sus negocios en los mares peruanos.

En la nota, ubicada en la página 6 tras la página 4 que se dedica a ridiculizar la candidatura de Alejandro Guillier, el título escogido fue “No aceptaré que se cuestione mi defensa de los intereses de Chile”, dando espacio también para que la gerenta general de Exalmar S.A., Rossana Ortiz, asegurara que los accionistas no participan en la gestión y administración de la compañía”. De ese modo, el periódico le prestó el ropero completo a la defensa del político-empresario.

Para las redes sociales dicha operación fue muy poco sutil. En Twitter inmediatamente notaron la soterrada defensa de La Segunda a Sebastián, acusando el tema ético del uso de información privilegiada por parte del medio y criticando el guante blando utilizado para tratar al candidato de su sector.

Mira algunos tweets a continuación: