Sebastián Piñera se vio forzado a dar explicaciones, en varias oportunidades, sobre su rol en la compra que hizo Bancard de una fracción de Exalmar, empresa pesquera peruana, durante el juicio en La Haya con Perú.

Su última aparición fue en el canal de Luksic donde lanzó una advertencia a las personas que se querellen producto de la compra de la sociedad de Piñera.

Yo le digo a las personas que presentan querellas que tengan mucho cuidado, porque cuando abusan de su atribución pueden estar cometiendo ellos un delito, que es el delito de calumnia. Yo acepto muchas cosas en política, pero lo que jamás voy a aceptar es que se pretenda, en forma tendenciosa y miserable, poner en duda que mi gestión como Presidente tuvo un sólo objetivo al cual dediqué toda mi fuerza, energía y capacidades, que fue defender los intereses de Chile y de todos los chilenos”, dijo duramente el ex presidente.

Cabe destacar que uno de los que reaccionó en esa línea fue el diputado comunista Hugo Gutiérrez quien anunció una querella.

Para el ex mandatario, su fideicomiso ciego se cumplió al pie de la letra y explicó, bajo su mirada, por qué no incluyeron las inversiones extranjeras, gran parte de su fortuna.

“Pero adicionalmente tomé otra decisión con respecto a las inversiones fuera de Chile: decidí desligarme absolutamente de la dirección, gestión y decisiones de inversión que el grupo Bancard tenía fuera de Chile y se lo encargué a un grupo de directores y ejecutivos profesionales”, explicó, entre los que está su hijo, por cierto.

Consultado sobre por qué dejó fuera del fideicomiso las inversiones extranjeras, Piñera contestó con un escueto, “porque la posibilidad de un conflicto de interés estaba con las inversiones dentro de Chile”.

Hay que destacar que las inversiones de Bancard en el extranjero, entre las que se cuenta Exalmar, alcanzan los US$ 1.800 millones principalmente en acciones y bonos, según consigna La Tercera. En tanto, su inversión en Exalmar alcanza los 9 millones de dólares.

“Yo entiendo que como ex Presidente, como hombre público y con la situación expectante que tengo en los estudios de opinión pública, mi situación será analizada y escrutada con mucho rigor y con mucha profundidad, pero lo que no voy a aceptar ahora, ni nunca, porque todo tiene un límite, es que se pretenda, de forma tendenciosa y a veces malintencionada, afirmar que mi gestión como Presidente de Chile, en la cual yo entregue todo mi esfuerzo, mi compromiso y mis capacidades a defender los legítimos intereses de Chile y los chilenos, sea puesta en duda”, aseguró Piñera.

“Por tanto, aquellos que pretenden establecer dudas, lo hacen en forma tendenciosa, malintencionada, y en algunos casos miserable. Yo entiendo que a veces hay campañas sucias, pero todo tiene un límite”, concluyó el magnate.