Acompañada de la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual, la directora del Instituto Nacional de Estadísticas Ximena Clark presentó esta mañana la primera Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT), realizada durante el 2015 luego de que su aplicación fuera desechada por el gobierno de Sebastián Piñera. La encuesta forma parte del cumplimiento de compromisos del estado chileno con organismos internacionales relativos tanto al mundo del trabajo como a la lucha por la erradicación de la violencia hacia las mujeres. Esto, ya que permite medir la cantidad de trabajo no remunerado que realizan hombres y mujeres en el entendido de un reparto desigual de poder, recursos y tareas en nuestra sociedad.

De acuerdo a la directora del INE, la primera ENUT, realizada en 11 mil viviendas de 118 áreas urbanas, arrojó que en Chile “la mujer dedica más tiempo al trabajo doméstico que el hombre”. Así, en promedio, las mujeres destinan 3 horas más que los hombres al conjunto de todas las actividades de trabajo no remunerado. La definición de este tipo de trabajo es que no es pagado ni transado por un bien de mercado. Además de los cuidados de niños y adultos mayores, las labores domésticas en hogares y espacios privados, el trabajo no remunerado contempla trabajos comunitarios y voluntarios.

Según revela la ENUT, en un día tipo las mujeres destinan en promedio a nivel nacional 5,89 horas al trabajo no remunerado, mientras que los hombres destinan 2,74 horas. De este modo, el tiempo que se destina al trabajo no remunerado, aumenta la carga de trabajo de las mujeres. La mayor brecha se da en el tramo de edad de 25 a 45 años, donde las mujeres ocupan 7,39 horas al día, mientras que los hombres sólo 3,23.

Según detalla el informe del Instituto Nacional de Estadísticas, “con esto cobra relevancia el concepto de división sexual del trabajo, que tradicionalmente considera a las mujeres partícipes de las actividades o labores domésticas, propias del mundo privado, y a los hombres partícipes de las actividades de ocupación y todas aquellas que se dan en el espacio público. La participación de las mujeres en el trabajo en la ocupación, ha llevado a que asuman una doble carga de trabajo”.

 

ENUT 2015

ENUT 2015

La ministra de la Mujer Claudia Pascual (PC) coincidió con esta apreciación, señalando que “tenemos que generar políticas públicas y cambios en relaciones que permitan corresponsabilidad de hombres y mujeres en labores domésticas”. Distintos datos reunidos en el estudio “Mujeres Trabajando” de la Fundación SOL relevan que tanto la doble jornada laboral como la asignación desigual de roles en la crianza, cuidado y trabajo doméstico redundan en peores condiciones laborales para las mujeres, menor índice de ocupación y las pensiones más bajas del sistema de AFP. 

Así, Chile tiene la tasa de participación laboral femenina más baja de toda Latinoamérica. Tan sólo el 48,3 % de las mujeres forma parte de la población económicamente activa y el principal motivo de las mujeres es por dedicarse tiempo completo al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado según la Encuesta Nacional de Empleo 2015. Además, según el estudio “Si yo no los cuido: ¿quién?” de la Fundación Las Rosas en alianza con IM Trust, el envejecimiento de la población en Chile está aumentando la carga de trabajo doméstico de las mujeres, ya que el cuidado de los adultos mayores de la familia es un trabajo que asumen ellas en un 86%.

Según la ENUT, la doble jornada laboral de las chilenas se profundiza en la medida que las mujeres son más pobres. Esto no es porque los hombres de mayores recursos participen mucho más, ya que según los datos su participación no sube significativamente, sino que podría explicarse por la contratación de trabajadoras de casa particular y servicio doméstico en general.

ENUT 2015

ENUT 2015