Apenas un par de horas luego de haber renunciado a su cargo, José Miguel Insulza ofreció una conferencia de prensa. El motivo de aquello muchos lo podían intuir: “Vengo a confirmar que efectivamente estoy disponible para participar en las elecciones del Partido Socialista respecto a una candidatura a la presidencia”, fue lo primero que dijo.

El ex canciller se apuró en comunicar su decisión para evitar la incertidumbre sobre su disponibilidad en el Pleno del Comité Central del Partido Socialista, el cual está programado para este sábado 26. “Los que anuncian candidaturas son los partidos, las fuerzas políticas, anunciarse como candidato es cosa del pasado. Lo que uno debe hacer es manifestarse disponible para asumir esa tarea”, explicó.

La resolución que tomará el comité central del PS el próximo sábado se lo toma de manera tranquila. “Yo estoy recién entrando en este proceso y espero recorrer el país, presentar mis puntos de vista, que es lo que yo creo que es necesario para el país y ser apoyado por la mayor parte de mis compañeros. Y luego ir a la primaria de la Nueva Mayoría, donde esperamos que participen muchos chilenos y chilenas, y de ahí tener una candidatura presidencial. Es un proceso largo, estamos recién comenzando”, declaró.

Consultado respecto a las declaraciones que dio Ricardo Lagos cuando dijo que Insulza debe pensar que es un ascenso merecido, el ahora candidato sonrió y le respondió que “debe creer que me lo merezco porque me dejó como 40 veces a cargo del país cuando era Presidente de la República y ocupaba la Vicepresidencia, no lo tomó como algo negativo”.

“Tenemos diferencias y es natural que haya muchas similitudes entre nosotros, lo que encuentro bueno. Hay cosas en las cuales no vamos a debatir y habrá otras que en los últimos meses hemos discrepado. Y por lo tanto, la competencia demostrará quién está más capacitado y a quién quiere la gente para el cambio. Cuando uno compite debe hacerlo con quienes piensan distinto y también con quienes con piensan igual, es normal en la política“, agregó.

“Somos progresistas”

Insulza también salió al paso de quienes lo apuntan como un miembro de la vieja guardia concertacionista, tan defenestrada por estos días. Ante eso, José Miguel señaló: “la Concertación fue un proyecto nacional que requirió de amplios acuerdos. La mayor parte de sus objetivos fueron realizados: hoy día nadie habla de la democracia protegida, nadie habla del derrame para mejorar la condición social de la gente, todos aceptan que hubo violaciones masivas a los Derechos Humanos en dictadura, no existen ya los enclaves autoritarios de la Concertación”.

Sobre el sello de sus puntos de encuentro y la eventual primaria con Lagos, Insulza aclaró que aunque guardan cariño a la Concertación, “no quiere decir que queremos hacer lo mismo de hace 25 años. Somos progresistas”.

“Yo le ofrezco a Chile un liderazgo seguro”, finalizó.