José Miguel Villouta visitó Mentiras Verdaderas este jueves donde abordó diversos temas en conversación con Ignacio Franzani.

Villouta dio su opinión sobre el Movilh y Rolando Jiménez como también del liderazgo de Luis Larraín en Fundación Iguales.

Para el periodista, que deja en claro que el Movilh nunca lo representó, Larraín le cambió la vida.

“Lo amo, churrón, yo sé que en este minuto está enfermo y estoy super preocupado, me caga de onda saber que está enfermo. Yo hace un tiempo me quería ir de este país y el trabajo de Luis Larraín mejoró mucho mi vida en términos personales“, comentó Villouta.

“Yo ahora no me quiero ir de Chile, estoy feliz en este país y creo que este país está mejor que nunca. Me da pena que la gente no sea capaz de ver a Luis. Un grupo específico, gravitante e influyente en Luis sólo ve un cuico y no ve su inmenso trabajo que está haciendo por los transgénero y los transexuales”, apuntó.

También tuvo palabras para el movimiento que ha liderado durante años Rolando Jiménez y dijo no sentirse representado por su visión política.

“A mí el Movilh nunca me convocó, yo creo que los derechos de las personas en un monstruo capitalista hay que defenderlos con las reglas del capitalismo. Y necesitamos abogados, gente para trabajar y para eso se necesita plata”, dijo el periodista.

Y hay que ver al gay cuico que gana mucha plata, no como el enemigo sino como el que nos puede poner 100 lucas. Yo he estado en debates con Rolando Jiménez en que él me ha dicho ‘ay, el gay cuico nunca baja de arriba’. ¿Qué contestái de este argumento de lucha de clases?”, se preguntó.

En esa línea, criticó a los gay que se hacen llamar de izquierda, recordando un controvertido episodio en la historia de Salvador Allende.

“Me parece tonto ser gay y ser de izquierda cuando nunca se ha discutido de la opinión de Allende sobre los gays cuando presenta su tesis de Medicina. Y aquí todos se van a enojar porque les estoy fracturando a su regalón”, comenzó.

Él considera que los gays hay que operarlos para que se mejoren. Y todo el mundo dice ‘pero bueno esas eran las creencias de la época’. No, no, no: en Uruguay, la homosexualidad se estaba descriminalizando el mismo año, en el mismo momento que Uruguay hacía eso Allende presentaba esa tesis”, cuenta Villouta.

“Ahora, discutámoslo, pero en ningún lugar se ha discutido. No era una opinión de cóctel, ¡al presentar su tesis de Medicina dijo que había que curarlos con una operación! Hay un escritor por ahí que dice que son tonterrillas de la época, tonterillas pa vos, que eres un hombre heterosexual. Yo que tengo que vivir en este país con la imagen de Allende en todas partes… y nunca ha habido ninguna discusión al respecto, entonces que la izquierda chilena no haya hecho eco de eso, yo no me puedo llamar de izquierda. Búsquense otro santo, pero a mí me violenta”, concluyó.