A dos días del día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, dio inicio la audiencia para definir la sentencia del asesino de Vania Tartakowsky, tras dos años de retrasos. El femicida y médico cirujano, Dr. Luis Reyes Fuentes, le dio muerte a su pareja, Vania, el 27 de junio de 2014, tras propinarle 19 puñaladas en su propia casa y en presencia de sus tres hijos. Ante este cruel y brutal asesinato, y posterior lavado de imagen del cual los medios de comunicación han sido cómplices, declaramos nuestro profundo rechazo.

El caso de Vania demuestra que la violencia de género, como herencia del patriarcado, está presente a diario transversalmente en nuestro país, dejando patente la cosificación que aún sufren las mujeres en nuestra sociedad, en la cual, una presunta infidelidad parece motivo suficiente para justificar el asesinato de la pareja. Influencias, poder y un buffet de abogados de lujo contratado para la defensa del femicida, han retrasado el caso por ya dos años y medio y han manipulado a los medios de comunicación para generar en la opinión pública una postura que no solo denigra a Vania, sino que protege y victimiza a Luis Reyes.

El lavado de imagen a Luis Reyes y los privilegios de los que ha gozado durante este largo proceso muestran que, en la práctica, no sólo las mujeres y los hombres no estamos en pie de igualdad, sino que aquellos que pertenecen al reservado espacio de la élite tiene un tratamiento distinto en el sistema judicial.

Este 23 de noviembre, tras un largo período de espera, comienza la fase final del juicio: la audiencia oral y sentencia final para Reyes. Tres jueces hombres estarán a cargo de la decisión final sobre el destino del femicida. Ante la violencia de género que hoy sufren las mujeres en Chile, este caso no puede ni debe pasar desapercibido y como resultado del proceso judicial al asesino debe aplicarse la máxima sanción que establece la ley. La justicia chilena debe demostrar que ningún hombre en nuestro país puede sentirse con el derecho a ejercer cualquier tipo de violencia contra una mujer, por la razón que sea, menos en aquellos casos en los que la violencia termina en muerte.

El mismo día que inició la audiencia por Vania se supo que una mujer que participaba de un programa de capacitación para la independencia económica de su agresor y que contaba con denuncias previas, Mariela Bolvarán, también fue asesinada. Esto muestra que la mejor señal para erradicar el machismo y la violencia de género son planes de prevención mediante una ley de violencia integral, que no deje a la víctima en el desamparo, junto a un programa de educación no sexista. Para que nunca más nuestro país registre 50 femicidios en un año, para que casos como el de Vania y de tantas otras mujeres reciban la justicia que merecen y para que, de una vez por todas, ninguna mujer vuelva a sufrir violencia.

#NiUnaMenos

Familia Tartakowsky

Adhiere:

Frente Feminista Movimiento Autonomista

Frente Feminista Izquierda Libertaria

Revolución Democrática

Nueva Democracia