Desde Chile Vamos empezaron una ofensiva anti inmigrante en el país, al más puro estilo de Donald Trump. Inmediatamente se sumaron los presidenciables del sector Manuel José Ossandón y Sebastián Piñera, esperando obtener réditos políticos de la estrategia.

“Lo importante es que los chilenos tenemos que tener meridianamente claro que es muy ingenuo y estúpido tener una política de migración que termina importando males como la delincuencia, el narcotráfico, el crimen organizado”, dijo el ex presidente.

Situación que no tiene ningún asidero con la realidad, porque las estadísticas muestran que apenas un 0,36% de los imputados de delitos en el país son extranjeros.

A esto se sumó el fiscal Carlos Gajardo. A través de su cuenta de Twitter realizó dos publicaciones que echan por el suelo los dichos emanados desde Chile Vamos. En el primero dice “el problema de Chile es que está llenos de chilenos”, parafraseando una columna que cita en la misma red social del destacado economista venezolano Ricardo Hausmann, del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard.

Hausmann hizo una columna de opinión en agosto pasado en la que defiende el rol de los inmigrantes en el desarrollo de los países. “Proyectar los problemas de una sociedad sobre chivos expiatorios extranjeros es una táctica política muy antigua. Sin embargo, resulta sorprendente el grado en que la hostilidad hacia la inmigración va en contra de la evidencia de lo beneficiosas que son sus consecuencias”, afirmó.

El economista critica la escasa población de inmigrantes en Chile (apenas un 2% de la población): “La falta de inmigrantes en Chile puede explicar parcialmente la escasez de emprendimiento, innovación y diversificación. Los pocos coreanos a quienes se les permitió la entrada, contribuyeron a revivir la industria textil chilena”.

El segundo tuit de Gajardo va en la misma línea: “Cuando las palabras confunden, los números aclaran. Los inmigrantes no delinquen más que los chilenos“, dice.