“La paciencia se agota y la cordialidad y voluntad ciega tiene un límite” advirtieron esta mañana, mediante un comunicado, los trabajadores de la Asociación Regional Metropolitana de Trabajadores del Sename (Armetrase). A las 8 de la mañana dos funcionarios de Santiago se sumaron a la huelga de hambre que sus colegas del Bío Bío iniciaron hace diez días, exigiendo terminar con las prácticas sindicales, igualar los grados funcionarios sin discriminar por pertenencia a sindicato y reformar el organismo.

Todo se remonta a la negociación de grados funcionarios en 2015 del Sename, donde la contraparte de la Dirección de Personal fue el llamado “Frente de Trabajadores” del servicio, conformado por las tres principales asociaciones funcionarias: Afuse, Antrase y Anfur. En ese proceso de negociación se llegó a acuerdo respecto al aumento de grados de los trabajadores, pero excluyendo a cerca de 300 funcionarios que no pertenecían a estas tres organizaciones, por no estar sindicalizados o por pertenecer a sindicatos alternativos, como la Armetrase.

El 2 de junio de 2016 la Contraloría General de la República volvió a ratificar que la exclusión de estos trabajadores del aumento de grados y su postergación para el 2018 vulneraba protocolos establecidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Efectivamente el acuerdo considera para el aumento de grados de que se trata algunos elementos basados en la antigüedad de los servidores, añadiendo que para el año 2016 resultarán beneficiados la totalidad de los auxiliares (…) pero se consigna que para esa anualidad no están considerados aquellos funcionarios que no pertenecen a alguna asociación o se encuentran en una asociación distinta a la del Frente de Trabajadores del Sename”, señala el documento, disponiendo que el servicio no discrimine por asociación de funcionarios sino en base a criterios objetivos. 

René Sáez, monitor de trato directo del CIP San Joaquín, se sumó esta mañana a la huelga de hambre. En conversación con El Desconcierto señaló que, pese a los dos dictámenes de Contraloría, el Sename aún no dispone las medidas para igualar el aumento de grados a todos los funcionarios y no a los que forman parte del Frente de Trabajadores, que en su mirada están cooptados por la Nueva Mayoría. 

“Además del tema de la discriminación en los grados, tenemos un conflicto ya que no se han renovado los contratos de funcionarios en forma arbitraria. Está el caso de Miguel Huenupi aquí en la Región Metropolitana, como una forma de amedrentamiento sindical”, denuncia René, y luego agrega: “Nuestra tercera demanda tiene que ver con el estado del servicio y lo hemos denunciado consistentemente: el hacinamiento, la falta de personal, el cuoteo político”. 

Para los funcionarios del Armetrase, las asociaciones y la dirección del Sename han conformado un “cogobierno”. “Ellos se conjugan para mantener el servicio como está. Aquí en Santiago el Antrase está en manos del PC, mismo partido de la directora metropolitana, y a nivel nacional la Anfuse está en manos de la DC, el partido que comandado históricamente este servicio”, reclama Sáez.

Esta mañana los trabajadores sostuvieron una reunión con Osvaldo Soto, actual asesor de la directora del Sename, Solange Huerta. Asumió ese cargo luego de renunciar a la Subsecretaría General de Gobierno en julio pasado, luego de enfrentar a la ahora ex ministra de Justicia, Javiera Blanco, por el multimillonario déficit de la Coorporación de Asistencia Judicial (CAJ), con pérdidas de más de $2 mil millones. El abogado y asesor, militante del Partido Radical, declaró a Radio Bio Bio que el conflicto está siendo monitoreado en conjunto con el Ministerio de Justicia. “A veces los tiempos no nos acompañan, pero no hay ausencia de voluntad política”, señaló Soto. 

“El asesor Osvaldo Soto reconoció esta mañana que el acuerdo constituyó una práctica sindical. ¿Qué pasa con la persona que fue responsable de esto? Se trata de Marina Hervias, DC, esposa del subsecretario de Agricultura“, acusa el huelguista René Sáez. Los trabajadores esperan una pronta solución desde la oficina de Solange Huerta. De lo contrario, comentan, la movilización podría extenderse a más regiones.

“Nos interesa harto el diálogo con la dirección nacional. Esta mañana tuvimos un primer diálogo con Osvaldo Soto, asesor de la directora y nos planteó que hay intenciones de dialogar siempre que mantengamos las formas de movilización, eso no nos condiciona a nosotros. Pero esperamos poder seguir conversando, mientras tanto nos mantendremos movilizados”, cierra Christofer Simpson, presidente de la Armetrase.