A raíz de la reciente Teletón en Chile, llevada a cabo durante los días 2 y 3 de diciembre, y del fallecimiento de Fidel Castro, volvió a reflotar un emocionante viral que muestra el testimonio de un niño cubano llamado Jorge Jérez, de entonces 13 años, que padece parálisis cerebral infantil, con secuelas motoras y trastornos del lenguaje. En el video, el muchacho agradece a la Revolución Cubana por el tratamiento que el Estado otorga a las personas con discapacidades diferentes.

El registro ocurrió durante el IV Congreso de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) en 2007, y en él, Jorge tomó la palabra para enarbolar un discurso que sacó lágrimas entre sus pequeños compañeros. “Quisiera agradecer por un medicamento que me ponen, el cual cuesta 470 dólares, que yo dejo que me lo compren ya que esto es para mejorar mi calidad de vida, para yo poder saludar a mi bandera, ya que tengo estas manos limitadas y para demostrar que mis intereses colectivos están por encima de mis intereses individuales” dijo el muchachito.

Pero la frase que lo envolvió en un mar de aplausos y conminó a los presentes -incluyendo al Presidente de Cuba Raúl Castro- a ponerse de pie fue: “Tengo mis manos y mis piernas limitadas, pero mi mente y mi corazón están al servicio de la Revolución, y decirle que me voy a formar como un futuro joven incondicional a mi Patria”.

Durante el Congreso, el niño oriundo de la ciudad de Camagüey le pidió a Castro hacerle llegar una carta a su hermano mayor “en nombre de todos los niños que como yo han sentido las manos generosas de esta Revolución”.

A 10 años del registro, Jorge Jérez de 23 años, cumplió su promesa: es Licenciado en Periodismo, graduado con Título de Oro (distinción máxima), y su trabajo de tesis fue “La construcción del discurso periodístico sobre el caso de Los Cinco en el periódico El Nuevo Herald, de Miami”, siendo hasta el día de hoy un ferviente defensor de la Revolución Cubana.