A LA COMUNIDAD

Lxs Ex-Trabajadorxs Asociadxs al Sindicato Histórico de Trabajadoras y Trabajadores que fuimos estafadxs por Universidad ARCIS, enfrentados a la situación de inminente cierre que vive hoy Universidad de Arte y Ciencias Sociales, declaramos:

1.- Durante años padecimos en carne propia la destrucción irremediable de nuestro espacio de trabajo desarrollado en medio de un desaparecido proyecto crítico, alternativo e independiente. Una estudiada destrucción política e ideológica que se grafica en el desmantelamiento de unidades académicas, despidos injustificados de prestigiosos/as profesores/as y la persecución pública a los más importantes intelectuales que construyeron el pensamiento libertario de Universidad de Arte y Ciencias Sociales ARCIS.

2.- Debido a la violación sistemática a los derechos fundamentales de trabajadores y trabajadoras de Universidad ARCIS representado en el no pago de sueldos durante meses, sumado a una millonaria e involuntaria deuda previsional, víctimas de largos meses de dolor, humillaciones e incertidumbre psicológica – social donde la desidia, desinformación e indolencia de autoridades universitarias y de gobierno de turno, decidimos en su momento realizar las demandas judiciales respectivas llegando a dictámenes que fueron favorables a los Trabajadores y Trabajadoras.

3.- Denunciamos y repudiamos la complicidad política en la destrucción institucional de Universidad ARCIS de las más altas autoridades del gobierno de Michelle Bachelet representada por el ex Ministerio de Educación, Nicolás Eyzaguirre (PPD), de Desarrollo Social Marcos Barraza (PC), de la ex Ministra del Trabajo y Previsión Social Javiera Blanco (DC), autoridades que jamás nunca se reunieron con la comunidad universitaria, actuando siempre con evidente cuidado de los mezquinos intereses de los partidos políticos que integran sus numerosos Gabinetes Ministeriales.

4.- Denunciamos la responsabilidad política, moral, ética e histórica del Partido Comunista de Chile que –a través de ICAL- dirigió los destinos de nuestra Universidad durante los últimos años, desviando fondos, mal administrando la Universidad y persiguiendo política e ideológicamente a estudiantes, académicos y trabajadores.

5.- Denunciamos el silencio cómplice de la élite política de la Nueva Mayoría gobernante que apostó a la destrucción de este proyecto académico alternativo, así como el oportunismo político – mediático de la derecha empresarial que utiliza esta crisis política e institucional para atacar las agendas transformadores de la movilización estudiantil en Chile.

6.- Tenemos desconfianza en las labores que ha desempeñado el Administrador Provisional Patricio Velasco Sanhueza, que ha dilatado el pago de nuestras indemnizaciones por más de 1 año apropiándoselas indebidamente con el único fin de sostener el proceso de cierre zanjado desde que ICAL y el PC retiraron sus activos y abandonaron la Universidad.

Finalmente, siguiendo la senda de Luis Emilio Recabarren, reafirmamos nuestro compromiso con la clase obrera en la defensa irrestricta de los derechos laborales de los trabajadores/as de Chile.

 

Santiago de Chile, 06 de diciembre de 2016.