Este miércoles, El Mostrador reveló un intercambio de correos electrónicos entre la oficina de la senadora de la UDI Jacqueline van Rysselberghe y el ex presidente de Asipes (industriales pesqueros), Luis Felipe Moncada. En él, el ejecutivo asesoraba al equipo de la senadora sobre una indicación para la Ley de Pesca a fines del año 2014.

En el intercambio aparecía citado Joel Chávez, ex colaborador de la senadora, que actualmente es imputado junto a la parlamentaria por una boleta ideológicamente falsa por nueve millones de pesos.

En conversación con el mismo diario electrónico, Chávez reveló los detalles de su involucramiento en la presunta red de financiamiento ilegal que montó el equipo de van Rysselberghe.

Según reveló, el esposo de ella, “que era su administrador”, le pidió emitir facturas “‘para poder justificar gastos, ya que nos faltan como 50 millones, así que tú tienes que darme una'”, le habría dicho.

“Y me nombró a otras personas para que pudiéramos generar estas boletas para poder justificar gastos y, posteriormente, la devolución del dinero”, explicó.

“El tema administrativo contable lo llevó su administrador electoral, que era Mauricio Pavez, su esposo, y por eso la relación era directamente con él. La cuenta del Servel está firmada por él y por ella, o sea, ella no puede desconocer que había una boleta por 9 millones de pesos”, indicó.

Chávez, que se define como el “hombre del maletín mensajero“, aseguró que la relación entre Moncada y la senadora ultra conservadora era cercana.

“Era evidente que las indicaciones y todo lo que se viera en la Comisión de Pesca tenía que ver con Luis Felipe. Yo sabía que ellos se conocían. Luis Felipe pertenece a la UDI, va a los consejos generales, por ende, es normal la relación que puede tener. De hecho, el año en que el papá de la senadora dejó de ser diputado, el nombre que sonó era Andrés Egaña o Luis Felipe Moncada para reemplazarlo en la Cámara de Diputados”, contó.

Consultada por el medio, van Rysselberghe explicó que se ha malinterpretado la indicación “que beneficiaba a los pescadores artesanales” y deslizó motivaciones políticas detrás de ellas.

“No deja de llamar la atención que se produzca esta nueva filtración de antecedentes y que se intente darle la interpretación mal intencionada que se le ha dado, a sólo días de la elección interna de la UDI donde muy probablemente alcance el éxito este 11 de diciembre”, dijo.

Respecto a sus intenciones para hablar, Chávez explicó que “nunca quise tocar el tema y respeté esto porque es un asunto directamente entre ella y yo. Ahora yo no busqué esto. A mí me llamaron. El correo existe, fue entregado. Ni siquiera ella sabía que iba a ser candidata a la presidencia de la UDI el 4 de agosto, cuando a mí me citaron en la Fiscalía, por lo tanto, no es una cosa que yo busqué para hacerle daño ni nada“, dijo.

“Que es nefasto que ella pudiera ser presidenta de la UDI, obvio que lo pienso, nefasto porque su homofobia y la forma dictatorial que tiene, sería nefasto para cualquier partido político. Obviamente que ojalá que la gente se dé cuenta, pero eso queda en manos de ellos. Yo todavía soy de la UDI, puedo votar el día domingo, pero seguramente el lunes ya no voy a participar, porque voy a presentar mi renuncia al partido”, concluyó.