La recién electa presidenta de la UDI, Jackelyne van Rysselberghe, dio rienda suelta a sus particulares puntos de vista en entrevista con revista Cosas.

En el diálogo, la senadora abogó principalmente por una derecha que se reconozca como tal y que no tome las banderas del centro ni mucho menos de la izquierda, como acusa que lo han querido hacer muchos en el último tiempo.

La derecha tiene que ser derecha. ¿Alguien cree que la UDI no es un partido de derecha? ¡Nadie! Más aún: somos el partido más grande, justamente, porque nunca hemos negado quienes somos. Y hoy, más que nunca, lo que se respeta es la coherencia y la valentía de decirlo a pesar de que existan opiniones distintas”, comentó la senadora.

Van Rysselberghe, que efectivamente nunca ha expresado sus ideas con medias tintas, ahondó en el tema diciendo que “hoy las elecciones se ganan representando a los que siempre votaron por ti. El problema es que hay mucha centroderecha y poca derecha. La gente de nuestro sector se tiene que sentir representada por nosotros, por la derecha de siempre. Tenemos que defender nuestros valores y mostrarnos sin complejos”.

Respecto a los medios de comunicación y la cobertura que recibe la derecha, y particularmente la UDI, dijo que la razón de tanta crítica pública es que en “la derecha tenemos desventaja en los medios de comunicación por la forma como planteamos nuestras ideas. En relación al matrimonio homosexual, hoy nadie está en desacuerdo en que una pareja del mismo sexo pueda regularizar legalmente su convivencia. Eso ya está resuelto a través del acuerdo de la Unión Civil. La diferencia que tenemos es que no estamos de acuerdo con que puedan adoptar”, explicó.

Aborto y la “camotera” a la UDI

En línea con la supuesta “desventaja” que enfrentan en los medios (nótese que los dos diarios más grandes del país son de derecha) van Rysselberghe quiso ejemplificar. Y lo hizo nada más y nada menos que con el aborto, reconociendo, eso sí, que les falta pericia para plantear sus posiciones.

“En el tema del aborto, cuando tú lo planteas como la opción de la mujer para poder salir del sufrimiento –ya sea porque fue un embarazo concebido por violencia, o porque hay una malformación fetal incompatible con la vida–, claro, si lo planteas en esos términos nadie se opone. Es como cuando preguntas si quieren que la bencina suba. Todo el mundo dice que no. Pero para nosotros está en juego un ser humano que está vivo. Cuando decimos eso, recibimos una camotera. No hemos tenido la habilidad para explicar bien nuestra posición en defensa de la vida.“, apuntó.

Para la nueva mandamás del partido de Jaime Guzmán, la clave para el éxito está justamente en no renegar de su ideología y no adoptar, por ningún motivo, terminologías, según ella, que son propiedad de la izquierda, como por ejemplo:

Hablar de la igualdad. Nosotros no creemos en la igualdad. Creemos en la justicia social. No puedes brindarles a todos lo mismo. Les tienes que dar a los que necesitan ma?s. Es como en la familia. Cuando tienes hartos hijos, ayudas al que tiene más dificultades”, indicó.

Sobre las presidenciales, la senadora se declaró poco amiga de una candidatura “testimonial” de la UDI y dijo no ver con malos ojos la segunda aventura presidencial de Sebastián Piñera. Lo que sí dejó clarísimo es que Alejandro Guillier, es “peligroso”.

Políticamente hablando, el más peligroso es Guillier. No todos en el partido están de acuerdo con lo que estoy diciendo. Es mi opinión. Encuentro que Guillier es más peligroso porque es como la Bachelet, pero en hombre. No habla, tiene buen manejo de las emociones, conoce los códigos de la televisión. Es un tipo simpático, pero es extremadamente de izquierda. Es cosa de ver las declaraciones que dio cuando murió Fidel Castro. Le dedicó una oda. Y si ese es el ejemplo de sociedad que quiere, bueno, está claro para dónde vamos”, dijo.

A renglón seguido recomendó, lisa y llanamente, “sacarlo de la cancha”. “Que no sabemos lo que piensa. Y en eso es igual a Bachelet. Y cuando tienes a alguien que no habla y se escuda solo en su imagen, es un adversario difícil de contrarrestar. Creo que a Guillier hay que sacarlo a la cancha“, cerró.