En medio de la semana en que las emprendió contra el ministro Jaime Campos por sus dichos sobre el centro del Sename donde murió la joven Lissette, el diputado Gabriel Boric dio una entrevista en la revista Qué Pasa donde se refiere a la conformación del Frente Amplio de cara a los desafíos electorales que habrá el próximo año.

Desde hace unas semanas que el grupo compuesto por 12 organizaciones se están reuniendo periódicamente para definir aspectos programáticos de cara a esta inédita alianza. Una de las primeras definiciones, dice Boric, es que el Frente Amplio va más allá de la gente que se declara de izquierda: “Tenemos que ser capaces es de convocar a quienes sienten —con justa razón— que el actual modelo de desarrollo chileno no los incorpora. Por lo tanto, el Frente Amplio debe ser el espacio que aglutine y organice el malestar que recorre a Chile y que se traduzca en una alternativa política“.

Para el líder del Movimiento Autonomista, el ejemplo del ahora alcalde Jorge Sharp es el modelo a seguir. “No fue sólo una reunión de siglas, sino que convergieron, en una misma propuesta, agrupaciones políticas, movimientos ciudadanos que lograron organizar un malestar latente”, dice.

Sobre las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias, el diputado es claro en decir en que “en todos los lugares donde podamos vamos a disputarle a la Nueva Mayoría y a la derecha” y que el Frente Amplio se presentará con lista única.

La revista también le preguntó por posibles candidato presidenciales y nombres como Carlos Ruiz y Luis Mesina. La respuesta fue al más puro estilo Boric: “El otro día alguien dijo ‘fui a Meiggs y las candidaturas presidenciales están a $200’“. Y agregó que “esto no es un proyecto personal, y quien cometa el error de poner un nombre sobre la mesa antes de discutir el por qué y para qué está equivocado de lugar. Ojalá sí seamos capaces de levantar una candidatura presidencial que aglutine esta fuerza, pero hoy no hay nombres claros”.

Por último, el diputado precisó más sobre la construcción del Frente Amplio, insistiendo en que la discusión no es quién es más de izquierda o no, porque eso sería perder. “La disputa es convocar a todos los que se sienten excluidos del modelo de desarrollo chileno, Y ahí póngale el epíteto que quiera. Nuestra pega está en politizar la exclusión de quienes no se sienten parte de este modelo. Nosotros queremos ganar, y no ser minoría”.

Consultado sobre qué significa ser de izquierda, respondió lo siguiente: “Cuando llueve hay algunos que se mojan y otros que no. Ser de izquierda hoy significa estar con quienes se están mojando. Cuando una empresa se colude, la mayoría pierde y sólo unos pocos ganan. Ser de izquierda es politizar el malestar de quienes se sienten excluidos del modelo”.