En entrevista con radio Duna esta mañana, el empresario y director del grupo marítimo Ultramar, Richard Von Appen, comentó lo ocurrido la semana pasada, cuando a la salida del Centro de Justicia Andrónico Luksic debió enfrentar una “funa” y recibió un proyectil. Calificándolo como un gran empresario, Von Appen señaló que lo ocurrido es “inaceptable”.

“Siento que como sociedad estamos permitiendo esto. La piedra que le tiraron a Andrónico Luksic nos la tiraron a todos los empresarios. A mi me llegó esa piedra y la encuentro una piedra cobarde, injusta. Porque lo que él está haciendo es defender su honor y está yendo a los Tribunales de Justicia donde se supone que se está implantando justicia”, señaló, agregando que “nadie puede dudar del aporte que ha hecho su familia para el desarrollo de Chile”.

Fundada en 1952 por el capitán alemán Albert Von Appen, acusado de ser un espía nazi durante la II Guerra Mundial, Ultramar es una de las principales empresas portuarias del país, y controla entre otros el puerto de Valparaíso. La empresa opera en Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil, Panamá, Colombia, Ecuador y Perú. El grupo Von Appen, en tanto, es uno de los más poderosos del país y su fortuna está cifrada en cerca de mil millones de dólares.