La situación de la Machi Francisca Linconao Huircapán se debate hoy entre el castigo, las amenazas y la huelga líquida con que ella manifiesta su inocencia.

Acaba de recibir, hace dos días, un acta de notificación “a internos imputados que se declaran en Huelga de Hambre”. Documento mediante el cual el alcaide del Centro Penitenciario Femenino le “notifica” “No ha lugar lo solicitado” y le advierte que “una vez que el infractor se desista en continuar la huelga será derivado al área de salud…” y “una vez recuperado obligatoriamente será derivado al módulo de origen para cumplir la sanción disciplinaria de ‘privación de visitas por el lapso de siete a 30 días’, conforme al párrafo N° 3 de las sanciones y procedimientos de aplicación, artículo N° 81, letra g”. Así mismo, se le informa que durante la huelga “los privados de libertad no tendrán derecho a recibir visitas”.

Es decir, aparentemente, la Machi no tiene salida. Si no depone la Huelga de Hambre, -esa medida desesperada a la que recurre enferma- no se le autorizan visitas, y si la depone igualmente tampoco va a tenerlas incluso hasta por 30 días e irá nuevamente a la cárcel siendo además castigada.

Hoy se ha alargado el tratamiento médico a la Machi por al menos 12 días más pues su estado de salud es extremadamente delicado. Ha bajado aún más de peso en cuatro días de una Huelga que ella no depondrá mientras no reciba una respuesta honesta de las autoridades con las que ha tenido varias reuniones sin nada concluyente.

La situación de la Machi no ha sido visibilizada por la tevé chilena que como sabemos está siempre al servicio del Capital y el Latifundio que son sus dueños y accionistas. Y el estilo de castigo y amenazas ha trascendido también hasta las miles de manifestantes que en todo el territorio, en los últimos días han exigido en las calles de la capital y todo el Sur de Chile la Libertad a la Machi Francisca.

Este lunes 26 de diciembre las acciones convocadas por lesbofeministas, feministas y redes mapuche en apoyo a la Machi coparon el país y la represión policial arreció contra las mujeres, más que de costumbre. Fue especialmente brutal y misógina. Carabineros de Chile en Santiago trataron de “perras” a las manifestantes y las golpearon sin medida, paradójicamente en una confrontación y denuncia –Funa le llamamos- al SERNAMEG, Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, que actualmente es un Ministerio chileno. Nadie de las autoridades de SERNAMEG, se apersonó para impedir la violencia policial contra mujeres defendiendo a otra mujer, y no es raro pues hasta el momento esa repartición que suele hacer campañas televisivas con rostros faránduleros contra la violencia hacia las mujeres, ha manejado un completo mutismo e indiferencia en relación al caso de la Machi Francisca Linconao Huircapán. Bachelet y la Ministra de la mujer han estado en más de una ocasión en la región y aunque la Machi le ha escrito varias cartas a la presidenta y representantes de la familia y las redes de apoyo han exigido la visita de la directora regional, ello jamás se ha cumplido: la respuesta institucional ha sido ignorarla.

La Nueva Mayoría-Concertación, con una mujer socialista a la cabeza de su Gobierno y una ministra comunista de la Mujer, no parece conmoverse con el caso de una autoridad espiritual mapuche encarcelada sin pruebas y claro está: menos con mujeres apaleadas en las calles por protestar a favor de la misma.


Terapeuta, escritora, lesbiana feminista wallmapu