Recién en marzo de este año el Tribunal Constitucional aprobó la llamada “Ley de Fortalecimiento de la Democracia”, parte de la agenda de transparencia de la presidenta Bachelet luego del estallido de sucesivos escándalos financiero-políticos. El refichaje de militantes, medida necesaria para transparentar el real tamaño y representatividad de los partidos políticos, inició en abril, pero aún no tiene cifras oficiales; sólo trascendidos y según confirmó el Servicio Electoral a El Desconcierto, los padrones de militantes de los partidos estarán conformados también por los nuevos afiliados (desde agosto de 2014 en adelante) y por los militantes reinscritos hasta el 14 de abril de 2017. Esto descarta que vayan a poder presentarse como independientes los miembros de los partidos que no logren el refichaje, situación prende las alarmas en los partidos más atrasados de la Nueva Mayoría en el proceso de refichaje: el PPD y el Partido Radical.

Ninguno de los precandidatos del PPD y el Partido Radical ha refichado aún por las tiendas que los proclamarían en enero. Mientras que el ex presidente Ricardo Lagos mantiene en reserva sus motivos, el senador Alejandro Guillier optó por mantener su independencia, atributo que lo ha mantenido al alza en las encuestas. “Somos como un matrimonio sin libreta”, declaró el senador el martes pasado en el aniversario del Partido Radical.

Mientras tanto, los partidos tienen hasta el 14 de abril para lograr la cifra de 18.000 militantes. Lejos de las cifras que registraban el 2015 ante el SERVEL, cuando ninguno de los partidos bajaba de los 40 mil inscritos, hoy los partidos enfrentan obstáculos para revalidarse. Y esto tiene en alerta no sólo a las directivas de los partidos que van más atrasados, sino que sobre todo a quienes podrían ver afectadas sus candidaturas.

¿El motivo? Según confirmó el Servicio Electoral a este medio, si un partido no consigue el mínimo de afiliados en una determinada región, dejará de estar constituido en ella, pero sus afiliados seguirán siendo afiliados. Es decir, de no lograr el 0,25% no podrá presentar candidatos a las elecciones en los distritos de esa región. Esto era un hecho conocido, pero recién ahora los partidos pisan el acelerador para conseguir los mínimos legales.

Pero existe otra arista: quienes estén afiliados a un partido que no se logre refichar no será considerado como independiente, lo que podría desordenar enormemente la conformación de las listas parlamentarias de la Nueva Mayoría. Desde el Servel confirmaron a El Desconcierto que quienes estén inscritos en un partido y no hayan renunciado a él en el plazo legal, sólo serán considerados como independientes cuando el partido sea oficialmente cancelado al no conseguir un mínimo de afiliados en al menos 8 regiones o 3 regiones contiguas, 180 días después de que el Servel le informe al partido correspondiente que no logró los números.

Para la directora de incidencia de Espacio Público, María Jaraquemada, esta interpretación de la nueva ley electoral es la correcta. “Para poder ir como candidato parlamentario en un distrito el partido tiene que haber logrado el 0,25 en la región correspondiente. Por la ley antidíscolos los candidatos tienen que haber renunciado dentro del plazo para ser independientes. A mi juicio esa es la interpretación correcta”, señala la abogada.

En búsqueda de los militantes perdidos

En la Democracia Cristiana y el Partido Socialista cunde el optimismo. Si bien están lejos de la cifra de militantes inscritos que registraba el Servel el 2015, 118 mil, el secretario general del PS, Pablo Velozo, señaló a El Desconcierto que “esperamos superar ampliamente el mínimo y doblar lo que ya llevamos”, lo que pone una meta de 30 mil militantes. El PC apuesta por su histórico espacio de encuentro, la Fiesta de los Abrazos, para doblar la cifra de 9 mil y llegar al mínimo. Pero no todos en la Nueva Mayoría están en el mismo escenario. 

En caso de que alguno de los tres partidos más atrasados -PPD, PRSD- no logren el refichaje, la única opción sería modificar la nueva normativa electoral, que rige sólo desde el 2015, a través de un proyecto de ley. Sin embargo, el apretado calendario electoral y la señal que eso daría a la ciudadanía al cambiar una ley que recién fue aprobada hace un año son fuertes argumentos que cierran las puertas a esa opción.

En el Partido Radical apuestan por centrar la campaña de reinscripción en los eventos de proclamación de Guillier, en el PPD apuestan que el Consejo Nacional del partido el próximo 14 de enero servirá para acelerar el proceso. El martes se reunió el equipo nacional encargado de esta tarea y, aunque tanto el presidente Gonzalo Navarrete como el dirigente de la juventud Farid Seleme se mostraron confiados en alcanzar la cifra de 18 mil refichajes para abril, la preocupación cunde en el gobierno, especialmente entre los ministerios comandados por militantes PPD, sobre todo considerando que en las últimas elecciones del partido sólo votaron 8 mil personas.

En conversación con este medio, el presidente del PPD señaló que la cifra oficial de refichajes era reservada, pero que “rondaba los números que se han informado en la prensa”, la que cifra en unas 5.000 las personas que han hecho trámites de reinscripción en el partido. En tanto, el Servel señaló que no podía dar una cifra actualizada del avance de los partidos, ya que sólo algunos van informándoles del desarrollo del proceso. La mayoría está esperando al plazo fatal para entregar toda la documentación.

Mientras, en la plataforma web del Servicio sólo se han realizado 717 refichajes, cifra que no está desglosada por partido. Todo indica que el último tramo del proceso, resistido por los partidos durante el debate de la Agenda Anticorrupción, tendrá un ritmo frenético ante una ciudadanía cada vez más indiferente.