Dos atentados enlutaron ayer la ciudad de Bagdad en el marco de un fuerte recrudecimiento de los atentados en Irak, justo en el momento en que el ejército iraquí intenta quitarle el dominio de la estratégica ciudad de Mosul al ISIS.

Los atentados suicidas ocurrieron en los mercados del este de Bagdad. Al menos 13 muertos y más de 50 heridos fueron los resultados de un coche bomba explosionado en un mercado de verduras de Ciudad Sadr, barrio chiita de la capital iraquí. Unas horas después el atentado fue reivindicado por el Estado Islámico o ISIS.

Tan solo unas horas después, un suicida detonó un cinturón de explosivos en otro mercado, esta vez en el barrio de Al Baladiat, causando al menos 7 muertos y 15 heridos.