La encuesta Plaza Pública-Cadem, que sale todas las semanas, tomó ahora la temática del conflicto mapuche, en medio de la huelga de hambre ya finalizada de la machi Francisca Linconao, quien protestaba por estar en prisión preventiva y no en arresto domiciliario.

El caso se tomó los medios, las redes sociales y, finalmente, tanto el gobierno como la justicia cambiaron su estrategia, permitiendo que la autoridad ancestral mapuche espere el juicio por el caso Luchsinger Mackay en su casa.

Los resultados de la Cadem son categóricos en algunos datos: El 79% cree que el país tiene una deuda histórica con el pueblo mapuche; el 77% que el pueblo mapuche es discriminado;  el 74% cree que tienen derechos de propiedad sobre tierras que consideran ancestrales; y el 68% dice que tienen derecho a escoger a sus propias autoridades.

Además, el 62% de los consultados cree que el conflicto mapuche ha aumentado en los últimos tres años. Consultados por “razones de la violencia en La Araucanía”, la opción “La presencia de grupos violentistas en la zona” se llevó la opción mayoritaria con el 43%. Pero el 38% cree que esos grupos violentistas son chilenos no mapuches.

Por último, el 58% cree que se debe aplicar la ley común en hechos delictuales que involucran a mapuches y no la Ley Antiterrorista.