Por más de seis meses la Policía de Investigaciones (PDI) y la Fiscalía Metropolitana Sur siguieron a Aladino del Carmen Pereira Olivera (62), ex agente de la Central Nacional de Informaciones (CNI), quien hoy fue detenido junto a otros 4 miembros de una banda dedicada a la fabricación y distribución de armamentos artesanales en la comuna de San Ramón. 

El grupo tenía talleres de fabricación, manipulación y entrega de diferentes armas artesanales y convencionales, además de municiones, relacionadas a otros crímenes, vinculados al narcotráfico. En el allanamiento de la llamada “operación Aladino” se incautó una gran cantidad de armas artesanales y convencionales, una veintena de pistolas, fusiles y silenciadores y gran cantidad de dosis de marihuana y clorhidrato de cocaína.

Según se ha establecido judicialmente, Aladino Pereira ingresó a la CNI en 1980 y estuvo bajo el mando de Álvaro Corbalán en el siniestro Cuartel Borgoño, en un edificio cerca de la Estación Mapocho donde hoy se ubica la Brigada Antinarcóticos de la PDI. Además de haber pertenecido al organismo represivo ilegal, Pereira tiene antecedentes por abuso sexual en 2011, por tráfico de drogas e infracción a la Ley de Armas. Además, el ex agente es investigado por haberle vendido los silenciadores al sicario de María del Pilar Pérez, José Ruz, en el crimen de Francisco Zamorano -ex esposo de la “Quintrala”- y su pareja Héctor Arévalo.