Un nuevo escándalo de acoso sexual se da en la Armada, mientras todavía no terminan los revuelos de la fragata Lynch y los oficiales que espiaban a sus compañeras a través de cámaras. Ahora, en el buque Escuela Esmeralda, se dio una nueva violación de intimidad en la institución.

Según publica La Tercera, el hecho ocurrió cuando el buque estaba de visita en Hawai y a los tripulantes se les dio un tiempo libre. Entonces es que uno de los suboficiales volvió ebrio, entró a los dormitorios de las mujeres y fotografió a una de ellas que dormía con el torso desnudo para capear el calor.

El suboficial habría borrado las imágenes, pero después de que la Brigada de Delitos Sexuales de Valparaíso examinó el aparato a pedido de la Fiscalía Naval, la memoria todavía registraba las fotos de la marinera.

“El autor fue sorprendido por el personal de guardia, siendo requisado su teléfono e informados de lo ocurrido el oficial de guardia y luego el comandante del buque (…) Ante la gravedad de los hechos, el comandante dispuso el desembarco y repatriación del servidor involucrado, así como también del inicio del proceso disciplinario administrativo correspondiente, disponiendo además que los antecedentes fueran puestos a disposición de la Fiscalía Naval”, afirmó el director de Comunicaciones de la institución Leonardo Chávez.

Según publica La Tercera, la Armada informó de la situación al Ministerio de Defensa, que habría decidido manera el hecho de manera interna. La investigación está en manos de la fiscal naval Macarena López, la misma que indaga el caso de la fragata Lynch.