El gobierno de México no pagará el muro fronterizo de Donald Trump. Así lo aclaró en un mensaje televisado el presidente del país, Enrique Peña Nieto, quien rechazó la decisión del nuevo presidente de Estados Unidos de aprobar la construcción de la barrera. “México no cree en muros”, espetó.

“Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde años lejos de unirnos, nos divide (…). Lo he dicho una y otra vez: México no pagará ningún muro“, dijo el mandatario.

En respuesta a los decretos de Trump, Peña Nieto ordenó que los 50 consulados mexicanos en Estados Unidos refuercen sus medidas de protección para que se conviertan “en auténticas defensorías de los derechos de los migrantes” mexicanos. “Donde hay un migrante mexicano en riesgo, ahí debemos estar”, agregó a la vez que recordó que su gobierno está renegociando nuevas reglas del juego en materia de cooperación, comercio, inversiones, seguridad y migraciones con sus vecinos del norte.

El presidente mexicano aseguró que las decisiones llegarán una vez disponga de los informes de la delegación oficial encabezada por su ministro de Exteriores que estos días está en Washington.

Peña Nieto tiene agendada una visita a la Casa Blanca para el próximo día 31 para reunirse con Trump. En su mensaje no se refirió de manera explícita al viaje que tiene programado y señaló que “tendré que tomar decisiones sobre los siguientes pasos a seguir”. Sin embargo, su canciller avisó que por ahora la reunión sigue en pie.

Por su parte, Trump dijo a través de Twitter esta mañana que si México no quiere pagar por el muro, se debería cancelar el encuentro.

En una entrevista con la cadena ABC emitida este jueves, el presidente estadounidense insistió que “México tiene que pagar el 100% del coste del muro”; sin embargo, en caso que esto no sea así, el Congreso tendría que aprobar un presupuesto de miles de millones de dólares que hoy no se sabe de dónde saldrían.