La crisis ambiental y humanitaria que han desatado los incendios forestales que afectan al centro y centro-sur de Chile han movilizado en los últimos días a voluntarios y brigadistas de todo el mundo. 

Según informó la Cancillería, son un total de 585 los brigadistas desplegados en terreno, que se unieron a los 8.000 bomberos, militares y brigadistas chilenos que luchan contra las llamas desde hace más de una semana. Ante tal respuesta internacional, el canciller Heraldo Muñoz expresó: “En este momento hay que hacer un reconocimiento a la solidaridad que estamos recibiendo”.

El equipo extranjero está conformado por cuatro expertos franceses, cuatro estadounidenses y cuatro japoneses; 35 brigadistas colombianos, 58 mexicanos, 50 peruanos, 127 argentinos, 65 brigadistas galos, 51 portugueses, 59 españoles, 80 venezolanos, 20 panameños; y 28 militares brasileños.

Varios gobiernos de todo el mundo también han reaccionado ante la emergencia y ofrecieron ayuda a través de donaciones y aeronaves especiales como: el avión ruso Ilyushin II-76, con capacidad de arrojar 42 toneladas de agua en cada ronda, que este lunes se sumó a los operativos contra los incendios; el avión Global SuperTanker de EEUU, adaptado para rociar 72.000 litros en cada descarga y financiado por la Fundación Vientos del Sur; un helicóptero Bell 212 de Perú; un avión ACO de reconocimiento arrendado por España; y dos aviones Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Brasileña.

En curso está la llegada de otras dos naves procedentes de Rusia, un avión Hércules proveniente de Perú, así como la llegada de 33 brigadistas más de Uruguay y EEUU.

Respecto a las donaciones recibidas por nuestro país, Estados Unidos ofreció 100.000 dólares para la adquisición de equipamiento; la Fuerza Aérea Colombiana cedió 10 toneladas de equipamiento; la Cruz Roja China dio 50.000 dólares a la Cruz Roja Chilena; y otros 35.000 dólares fueron entregados desde Canadá para la organización Techo-Chile.

Otras gestiones en curso son las de Corea del Sur, Ecuador, Israel, Italia, Suecia, la Unión Europea y Uruguay.

Según los datos entregados este lunes por la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), del total de incendios que se encuentran activos, 55 de ellos se encuentran controlados, 58 en combate y once  fueron extinguidos.

En cuanto a las personas que han sufrido los efectos de la llamas, se informó que hasta el momento hay 1.108 albergados, 3.782 damnificados, 1.012 viviendas destruidas, 11 personas muertas y 387 mil hectáreas carbonizadas.